TL;DR por arspr

Portada de EL CORAZÓN HELADO

Bueno lo del DR es falso, porque he llegado puntualmente hasta la última frase. Pero el TL lo firmo sí o sí.

Este es mi primera lectura de Almudena Grandes, una autora que la tenía siempre en el cajón de pendientes. Y estuve dudando entre él y "Los aires difíciles" y quizá me he equivoqué (o no). Escogí este libro por la nota general que tiene aunque no sé por qué me atrae mucho más el otro.

No obstante lo primero, es lo primero. Un placer leer libros, (incluso declaraciones de la renta), cuando están escritos tan bien como este lo está. Por ese lado ninguna queja, al menos no te atragantas en cada párrafo. Y he de destacar que me ha gustado particularmente la facilidad con la que Almudena mezcla planos (y tiempos) de narración, en que de repente el siguiente párrafo (o incluso a veces la siguiente frase del párrafo), se refiere a otro momento, historia o incluso personaje del libro.

Claro que incluso aquí vuelve a aplicar lo de TL, porque al vigésimo octavo episodio que comienza con algo en tiempo "futuro", (el desenlace parcial), para luego volver hacia atrás a explicarlo, como que es normal acabar diciendo aquello de "ya vale, ¿no?".

Y ya me pongo en plan más crítico. En mi opinión los principales problemas del libro son dos. Por un lado el "político". No sé cómo lo consigue, pero es espectacular que incluso coincidiendo con la autora en mano izquierda, el libro me haya parecido un "panfleto"... No es que dude de la "veracidad" de los hechos, (que estoy seguro que fueron así e incluso peores), pero quizá es que no me puedo creer esa versión edulcorada de todos los buenos a un lado y todos los malos al otro, (y te meto a Eugenio para intentar contrapesar, o la tontería de intentar poner una mácula a Ignacio con su único "asesinato"). Quizá es que me asusta mucho más el hombre como persona individual y me juego el cuello, que hijoputas, (y, ni siquiera eso, simplemente hombres), los hay indistintamente al 50% en ambos lados. Otra cosa es que, posiblemente, (vamos, seguramente), las luces sí estaban (están de hecho) claramente en uno de ellos. Pero la ubicación de las luces no implica nada sobre el reparto de las sombras...

Y por otro el problema del título de mi reseña (el TL). Como suelo decir muchas veces (me repito yo también más que el ajo), me gusta cuando los libros hablan solos más que cuando me sobreexplican una y otra vez. Y esto es lo que pasa en abundancia en este libro. Cada vez que hay un impacto emocional en cualquier personaje, venga párrafos y páginas de relleno. Y quizás pueda tener sentido en la narración en primera persona de Álvaro, pues al fin y al cabo, es algo que hacemos en mayor o en menor medida todos cuando estamos en situación de estrés. De esta forma, la espiral de páginas se convierte en una "meta-narración", en un reflejo "real" del personaje más que lo narrado en sí mismo. (Me estoy acordando del brutal "Algo ha pasado", aunque no tenga nada que ver con este libro). Pero usado en tercera persona, en mi opinión, este intento de dar "profundidad" a los personajes a cada paso, resta más que suma. Hace pesadísima la lectura.

Además, este TL se muestra aún más en la sencillez de base de la historia contada, que no justifica ni de casualidad el tocho montado. Es decir, Famila A traicionada doblemente por ella misma (el Sapo) y luego por el personaje B. Entonces, en vez de haber narrado dicha historia de forma "costumbrista" para justificar el tocho de páginas, Almudena simplemente la retuerce para centrarse básicamente en las descripciones de las emociones de los personajes. De nuevo venga páginas y páginas de humo, en vez de páginas y páginas de hechos, que por otro lado habrían sido muy interesantes. No sé, en vez de poner las tintas en la cabeza de Julio adolescente para a la postre no contar nada, quizá hubiera sido más interesante que me narrasen en un tono más neutro la vida en ese Torrelodones "revolucionario" y que esa historia me hubiera contado, a la vez, la de de Julio, ¿no?

E igualmente, estoy ya mayor para descripciones y sensaciones del tipo "y entonces me di cuenta de que la luz de su mirada se hizo más metálica", de las que hay también un cerro. No sé, quizá es que soy muy poco empático, y por tanto no comprendo que los demás lo puedan ser. Pero, no obstante, suele ser de primera sesión de psicólogo/manual de autoayuda el tema de déjate de empeñarte en interpretar a los demás porque te vas a confundir de cabo a rabo, (que bastante tienes contigo mismo).

Y en el mismo plano, también estoy mayor, o simplemente tengo un problema emocional grave, y no me puedo creer los enamoramientos tipo adolescente hiper-hormonado en un tipo que está casado (felizmente además) y con un hijo al que adora. Vamos que para las películas está cojonudo, pero para la vida real...

Total que resumiendo demasiado libro para tan pocas nueces.

Escrita hace 5 años · 0 votos · @arspr le ha puesto un 6 ·

Comentarios