EL NIÑO QUE JUGABA CON LAS BALLENAS por Shorby

Portada de EL NIÑO QUE JUGABA CON LAS BALLENAS

En esta ocasión, me llamó la atención porque uno de los protagonistas era uno de mis animales favoritos: me encantan las ballenas… la de documentales que me habré tragado.
Así que cuando lo vi en uno de los lotes adquiridos, decidí que lo leía sí o sí.

En fin, el caso es que los padres de Gorka, el niño protagonista, fueron a Mallorca de jovencitos y entre visita y visita a Ibiza, decidieron que vivir en un barco sería una maravilla… así que se pusieron manos a la obra.
Así, cuando formaron una familia, los niños eran estaban encantados con esa forma de vida tan peculiar.
Otro miembro de la tripulación era Susana, una bióloga que embarcó con ellos hace años y que se dedicaba al estudio de cetáceos; además era algo así como su cuidadora y pasaban mucho tiempo con ella. Sin embargo, los críos estaban tristes porque la chica se había ido a Canadá a estudiar las ballenas del Ártico.

Acompañamos a esta peculiar familia navegando por la costa mediterránea, donde viviremos aventuras igual de singulares… como rescates de delfines, que a su vez nos traerán alguna bronca con los patrones de los barcos pesqueros en cuanto a la pesca no tan legal.
Tenemos hasta historias de fantasmas, con referencias literarias a clásicos e incluso mención al gran Verne y todo.

Un libro de aventuras bastante variado, donde se menciona a las ballenas quizá menos de lo que me esperaba, si es cierto, pero igualmente me ha gustado bastante, es una lectura muy entretenida, de fácil comprensión y temática algo más madura, donde se inculca al lector el cuidado del mar, de determinadas especies (momento ecologista, gracias), el respeto por el medioambiente y la falta del mismo, tan necesario y tan de moda últimamente –una pena, pero es así-.

Lo dicho, una temática diferente e interesante en una historia que he disfrutado mucho.

Escrita hace 5 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios