TODAS LAS HADAS DEL REINO por Shorby

Portada de TODAS LAS HADAS DEL REINO

Laura Gallego es una escritora que me gusta mucho… la verdad es que no he leído ni la mitad de sus libros, pero siempre consigue encandilarme con sus historias.
Esta no iba a ser menos.

Ya de por sí, la temática me llama a voces, me encantan los libros de fantasía, pero si además tienen hadas de por medio, ya me tienen en el bolsillo (aquí, la que escribe, colecciona hadas desde hace mil años).
Lo mejor es cuando esperas que, teniendo en cuenta la temática, vaya encarrilado por un sitio y de repente la autora te sorprende con un giro de 360 grados, que además le viene requetebién a la historia.

Tenemos un mundo mágico, con sus bosques ancestrales y sus objetos encantados; con sus criaturas mágicas entre las que están las hadas. Dentro del País de las Hadas, siete de ellas decidieron dedicarse en cuerpo y alma a ayudar a los humanos, convirtiéndose así en “hadas madrinas”. Aunque no todo es tan bonito como aparenta.
Realmente llena cuando puedes ayudar a la gente, sobretodo si dispones de magia y dones que otorgar, sin embargo no todos los ahijados son iguales, ni por ser ahijados son agradecidos con sus madrinas (al menos no todos ellos)… y es que dan tantísimo trabajo… claro que esta es la letra pequeña de los cuentos. Y ojito con involucrarse más de la cuenta.

Los que piensen que estamos ante una novela juvenil de hadas y magia, que se ahorren lo de que no es para ellos, bla bla bla, no es el repetidísimo cuento de hadas en el que sabes lo que va a pasar porque “siempre es así”. De eso nada, y por eso mola.
A ver, que nadie se espere un “Juego de Tronos” porque tampoco.

Me ha encantado el hecho de que hay muchos personajes, pero todos están super bien perfilados y no te cuesta reconocerlos –cosa que me parece bastante difícil-, eso sí, despuntan varios como favoritos y cañeros (aquí una fan de Ren). El ritmo no decae en ningún momento, desde el principio, donde nos presenta a una de las hadas protagonistas en su casita idílica del bosque, con su musgo en el techo y su pasión por leer cuentos de hadas en su monísima mecedora; mantiene al lector enganchado, tanto por lo que cuenta, como por lo que nos pasa a muchos de “uno más, que son capítulos cortitos”… ¡ja! ¡mentira!

En definitiva, una historia de magia y fantasía, donde se palpa la falta de empatía y el declive que viene tras ella, pero a su vez es una novela repleta de aventuras y, lo que más me ha gustado, llenita de referencias y a rebosar de criaturas varias, de malos, de no-tan-malos, de pruebas a vida o muerte, de escenarios míticos, de objetos mágicos, de leyendas...
Una vuelta de rosca que da muy buen resultado, creando una trama donde aprovecha todos y cada uno de los tópicos para crear algo totalmente original y diferente.

Y la edición, ¡es taaaaan bonita!, de hecho si no fuera de esta autora, me lo habría llevado igualmente sin pensarlo (vena superficial, hola).

En fin, que ha pasado de cabeza a mi lista de “libros favoritos”, así que queda recomendadísimo por mi parte.

Escrita hace 5 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios