EL LIBRO INVISIBLE por Shorby

Portada de EL LIBRO INVISIBLE

Tenemos a César, un niño que nos cuenta lo cansado y furioso que está de su situación personal, pues cada año les toca cambiarse de vivienda y empezar de cero, por lo que no tiene muchos amigos –salvo su hermano- ya que no le da mucho tiempo a ello.
Por esa razón, odia el trabajo de su padre: es escritor. Bastante maniático.

Como cada vez que va a comenzar a escribir una novela, se mudan y César ha de pasar de nuevo por otro empiece de curso en el que no conoce a nadie.
El primer día, su compañera de pupitre se presenta: se llama Lucía y habla una barbaridad, además quiere ser escritora… así que cuando se entera de que el padre de César lo es, se vuelve loca de contenta. Y si tenemos en cuenta que es escritor de literatura juvenil e infantil, para qué queremos más.

Por una pelea en la que Lucía se mete de cabeza a defender al niño, se hacen muy amigos y este le invita a un super helado. Cuando hablan de sus aficiones y del trabajo del padre de César, Lucía se extraña muchísimo de que el niño se niegue a leer lo que escribe su padre… además le insiste en que quiere leer el libro que está escribiendo en esos momentos: “El libro invisible”.

Así, el autor nos hace partícipes del rumbo que va tomando el libro, pues descubrimos la historia casi a la vez que va siendo creada, metiéndonos de lleno también en la misma… en la que la princesa Hanna encuentra un libro invisible accidentalmente e intenta averiguar el modo de leerlo como sea.

Un libro bastante entretenido, con una historia curiosa y en cierto modo diferente, en la que se mezcla la fantasía del libro, con la realidad que viven los niños, pues tenemos pinceladas de acoso escolar.
Aclarar, para todo el que piense en “La historia interminable” decir que no tiene nada que ver. Es una historia totalmente realista.

Venga, que todavía no lo había dicho: me encanta Barco de Vapor.

Escrita hace 5 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios