GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO por Shorby

Portada de GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO

Hoy, un clásico de la ciencia ficción que a más de uno le sonará, aunque sea por el nombre o por el conocido Día de la Toalla (o incluso día del Orgullo Friki).
Es decir, hoy.

Y es que todo autoestopista galáctico que se precie debe llevar encima una buena toalla, pues nunca sabremos cuándo la vamos a necesitar.

Primer libro de la saga del autoestopista galáctico, donde conocemos a Arthur Dent, con un cabreo monumental porque deben derribar su casa para hacer una circunvalación, también habitante de la Tierra… que por cierto, va a ser desintegrada para que pueda construirse una autopista hiperespacial. Entendedlo, la Tierra está en medio. ¡Y encima a la hora de comer!
Dent se hace colega de Ford Perfect, que no es otro personaje que un extraterrestre con apariencia humana; además trabaja recopilando información para la enciclopedia galáctica, gracias a la cual, encontraremos soluciones de lo más variadas y tendremos en cuenta su consejo más importante: que no cunda el pánico.

Tanto Dent como Perfect acaban siendo tripulantes a escondidas en la nave espacial de los Vogones –ojito con ellos-, que, además de ser amantes de espantosa poesía, los expulsan sin piedad al espacio.
… donde conocen –y conocemos- a personajes que darán muchísimo juego: un pirata bicéfalo que fue Presidente de la Galaxia, una chica que también ha escapado a tiempo y un androide paranoico y depresivo.

Sí, recuerda a Mundodisco total, ¡y me encanta!
Tenemos una historia procedente de una mente de imaginación desbordante y LOCA –en el mejor sentido de la palabra… y también en el más amplio-; reconoceremos el mismo tipo de humor absurdo y surrealista, ni que hablar de las situaciones y protagonistas de las mismas, que se irán dando a lo largo de la novela; contado todo de manera bastante ágil, aunque obviamente nos dejan verborrea futurista para todos los públicos a la que es fácil acostumbrarse… y si no: ¡bienvenidos queden a la ciencia ficción!
También digo que, al igual que con Mundodisco, si no os gusta este tipo de humor, no os va a hacer ni puñetera gracia.

Esta Guía se emitió en forma de radiocomedia a finales de los 70 y fue tal su acogida que no solo fue publicada finalmente en forma de novela, si no que además cuenta con cinco continuaciones (sí, ¡una saga!) y una última que cierra todo, escrita por Eoin Colfer tras el fallecimiento de Adams –con permiso de su viuda-.
También tenemos adaptación cinematográfica, del 2005 (que no está nada mal, pero pierde su puntito) e incluso un videojuego, una serie de tv o un cómic.

Queda aquí mi recomendación de hoy, una novela que nos dará tantas respuestas sobre el universo como carcajadas.

Y ahora, ¡coged vuestras toallas y a celebrarlo!

Escrita hace 5 años · 4.5 puntos con 6 votos · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Kodama hace 5 años

En este caso me gustó más la versión cinematográfica (la que comentas de 2005) que el libro. La elección del actor que hizo, a posteriori, de Bilbo (es que no me sale ahora el nombre) para hacer de Arthur muy acertada. Y el robot depresivo mejor en la peli que en el libro :)
Veo que unes en la reseña a Adams con tu querido Pratchett, igual que hace el 25 de mayo (veo también que has elegido aposta la fecha para escribir la reseña)
De momento la guía es el único que he leído de esta trilogía en cinco libros (como dice el autor) A ver si en un futuro me animo con "El restaurante del fin del mundo".
Saludos.

@Shorby hace 5 años

Sí, de hecho la tenía programada en el blog para publicarla hoy =)

Hombre, el Día de las Lilas, es en honor a Pratchett y es también hoy jejejejej aparte de ser otro referente y de que siempre se les ha comparado mucho (no sé por qué, porque salvo el tono humorístico y demás, un huevo y una castaña)

@arspr hace 5 años

Uffff. Pues yo siendo fan de Pratchett, (aunque no de sus últimos libros, quizá una retirada a tiempo pudo ser mejor), no recuerdo que este libro me gustase en especial. Mi memoria nebulosa no me deja entrever mucho detalle, pero me pareció flojillo...

Eso sí, siempre nos quedará el 42.