GADDIS III por Volsung

Portada de SU PASATIEMPO FAVORITO

Tercer mamotreto al coleto del americano. Después de “Los reconocimientos” (1955), de “JR” (75), A frolic of his own/ Su pasatiempo favorito, ya de los 90. El título en inglés lleva una carga más narcisista más acorde con el protagonista.

Os presento al protagonista, Oscar Crease. Profesor de historia, hijo de juez, raíces familiares en el viejo sur, pero afincado en el viejo caserón de su padre, junto a un lago melancólico de la ya por sí melancólica Nueva Inglaterra.

El libro transcurre en octubre y esto me lleva a recordar la diferencia entre autum, el otoño británico, más o menos como nuestro otoño ¿no? y the fall, el otoño de los norteamericanos, la caída. Dicen que es un espectáculo verdaderamente sobrecogedor abandonar NNYY, Boston, Philadelphia y ver el sobrecogedor espectáculo de los, aunque menguados, espectaculares bosques de hoja caduca de la costa. Toda una lección de Carpe, dicen. Yo no lo he visto.

Desde su casa en las afueras, Oscar, convaleciente por su cicatriz y su accidente de coche (1ª página del libro) sostiene la novela. Oscar, Oscar y más Oscar. Diálogos, caserón, lago, hermanastras, amantes, abogados, casi tantos abogados como “óscares” y más diálogos. Estructura salvaje la de esta novela, Gaddis, para variar, suelta lastre dejándose de enconsetamientos formales y narra en un continuum total su, ¿cómo no, si es Gaddis? tragicomedia.

En este mundo no existe la justicia, existe la ley. Tercera frase del libro. ¿Estáis de acuerdo? Oscar se lanza a la defensa de sus derechos intelectuales al defender una obra de teatro escrita de su puño y letra que repentinamente aparece plagiada por una macroproducción de Hollywood, comercial y a-artística hasta decir basta.
En Los reconocimientos es la autenticidad, la existencia de una verdad, un sentido objetivo por debajo de lo aparente, en JR fue el dinero y en este la justicia. Tres ejes para tratar siempre una misma cuestión: ¿por qué el arte? ¿por qué la creación? ¿por qué la literatura?

¿Qué diferencia la labor del guionista, de quien pare la idea seminal de una película, de la del encargado del atrezzo y la vestimenta? ¿Qué diferencia una novela de una peluca?
De acuerdo con el más ilustre miembro del Club de los Poetas Muertos: no leemos poesía porque sea mona. Leemos poesía porque pertenecemos a la raza humana y la raza humana está llena de pasión. Una de esas frases de peli que por una cosa u otra uno recuerda. Gaddis levanta con todas sus fuerzas una obra que responde en su contenido y al mismo tiempo es la respuesta en sí misma a esas cuestiones.

Libro con ritmo desde luego, esos diálogos, pero menos rico que JR (en personajes, en ambientes) y menos singular, aunque más accesible, que Los reconocimientos. Un libro que no recomendaría como primera opción, pero con el que he disfrutado leyendo.

Escrita hace 5 años · 5 puntos con 2 votos · @Volsung le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Tharl hace 5 años

Es su última novela, verdad? Cómo le sentó envejecer a Gaddis? Extremó los rasgos más salientes de su estilo o lo depuró quedándose con el núcleo? Radicalizó su experimentalismo o lo reintrodujo en modelos más convencionales? Pocos escritores siguen gustando en la vejez, y muchos con razón.

@Volsung hace 5 años

Se publicó aún después Ágape, ágape, póstuma, que dejo para dentro de un tiempo. Este me ha parecido similarísimo a JR, pero menos loco (y menos brillante). Menos personajes, menos escenarios. Eso sí, el mismo estilo, diálogo, diálogo y más diálogo conectados mediante párrafos un poco más líricos en los que se da cuenta, de forma bastante vaga, del paso del tiempo. No sé a qué edad escribió éste libro... Teniendo en cuenta que solo publicó 4 novelas en vida da la impresión de que se lo tomaba con calma. Probablemente sea por eso que se parezcan tanto pese a los 20 años entre una y otra.

Hay trozos enteros que son supuestos fac símiles de sentencias judiciales muy buenos. Yo, que soy un devoto de las tramas, me lo paso muy bien leyendo a Gaddis incluso cuando parece que no está por la labor y en este libro es en el que más me he dado cuenta de eso. Punto a su favor.