CASA DE MUÑECAS por Shorby

Portada de CASA DE MUÑECAS

Este es un libro que descubrí gracias a un club de lectura de un foro donde suelo participar; se propuso el autor en concreto y esta era una de las obras a leer, así que me animé, ya que la tenía pendiente en la estantería desde hace un montón,

Se trata de una obra de teatro publicada y estrenada hacia diciembre de 1879, ahí es nada, lo mejor es que leyéndola es de esas joyas que están, curiosamente, de rabiosa actualidad y podrían haberse publicado hoy día perfectamente. De hecho, en su día generó gran controversia; no es para menos.

Tenemos al matrimonio protagonista, felizmente casados, sobretodo ahora, que a Torvaldo le han ascendido y tiene un puesto bastante importante; por otro lado tenemos a Nora, tan derrochadora como hermosa, la típica mujer florero, agradable y encantada de cuidar a los niños. Sin embargo, no todo es tan de color rosa, pues Nora le guarda un secreto a su marido.
Hace unos años, la salud de Torvaldo peligraba, pero les era imposible costearse el viaje y los gastos para que se curara, así que ella ni corta ni perezosa, tiró de trapicheos.

Así, somos partícipes de una historia que se va entretejiendo, tomando forma poco a poco y sacando sustancia de lo que parecía una trama simple, sobretodo teniendo en cuenta lo cortita que es.

Hay más personajes, que aunque no tienen tanto protagonismo (bueno, alguno que otro sí lo tiene, pero no lo voy a citar, pues le quito la gracia a la lectura y no es plan) sí están muy bien perfilados, dando el contrapunto perfecto a la obra… en la que ocurre de todo.
Trata temas como el orgullo y la honra, incluso el amor propio y el crecimiento personal, puede citarse quizás la crítica a la élite y sociedad de entonces, pero vuelvo a decir que es una historia que puede darse perfectamente en nuestra época y los valores que trata serían exactamente igual de apropiados en la actualidad.

La obra me ha gustado mucho, se lee muy rápido y se disfruta igualmente, quizá el giro final viene demasiado de sopetón, pero creo que ese efecto “bofetón” que el lector no espera tiene gracia y sentido, pues la verdad es que te quedas con cara de “¿perdona?” para después de cerrar la novela, digerir lo que acaba de pasar. Y a mí esas cosas me encantan.

Así que poco más que añadir. Todo un descubrimiento… y mi recomendación.

Finalizo comentando que ha sido una obra estrenada en gran cantidad de países, desde la fecha de su estreno hasta hace bastante poquito (2011 aquí en Madrid).
También cuenta con adaptaciones cinematográficas:
-1945, Casa de muñecas, por Ernesto Arancibia.
-1947, Nora, por Pat Murphy.
-1972, Casa de muñecas, por Joseph Losey.
-1973, Nora Helmer, por Rainer Werner Fassbinder.
-1977, Casa de muñecas, por Patrick Garla.

Escrita hace 5 años · 4 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios