SEXO CON HIELO por Volsung

Portada de LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD

Un libro de trecientas páginas que le dedica 100 a un viaje en trineo, para mí, es un libro que va sobre un (p**o) viaje en trineo. Incluso cuando se ambienta en un planeta donde la humanidad ha cambiado hasta el punto de que sus habitantes viven asexuados tres semanas al mes para, la cuarta, estallar en un festival de hormonas y sexo “bisexual” (sin que cada individuo tenga un sexo fijo asignado y pueda cambiar en cada ciclo y por tanto todo el mundo pueda quedarse embarazo).

Uno no empieza una novela de ciencia ficción de los sesenta famosa por este provocativo planteamiento sexual lleno de posibles implicaciones para luego tragarse 100 páginas de glaciares, ventiscas, laderas rocosas, escarcha reluciente al sol, tiendas de campaña, sacrificio y supervivencia en la naturaleza, paisajes espectaculares, amaneceres cegadores sobre el hielo, etc, etc, etc. No, para eso ya me tragué el bodrio de The Revenant. Este libro no ha sido para nada lo que esperaba y eso me ha hecho disfrutarlo mucho menos de lo que, si no hubiese sabido nada de él, hubiere podido. (No sé si el hubiere está bien puesto ahí …)

Pues eso, no empezéis este libro de la autora de las novelas de aventura ambientadas en Terramar (de lo mejor que he leído en el género de la fantasia, sobretodo los 2 primeros), si queréis leer algo que reflexione alrededor de la sexualidad. Qué va. Se habla mucho más de religión, por ejemplo, y de misticismo que de cuestiones de género. Los malos a mí me han recordado a una parodia de la URSS y en general creo que con semejante planteamiento se podría haber hecho algo mucho mejor. De todas formas, como ya he dicho, cogí el libro condicionado.

En Fundación y Tierra, de Asimov, hay un planeta donde los humanos son algo similares a los guedenianos de esta novela y aunque solo es un capítulo lo recuerdo como una propuesta/metáfora mucho más sugerente y bien desarrollada. Probablemente primer y último libro de scifi que leo de K.Le Guin (a no ser que alguien jure y perjure sobre el corazón biónico de Roy Batty de que existe una obra maestra suya escondida por ahí).

Escrita hace 5 años · 5 puntos con 5 votos · @Volsung le ha puesto un 5 ·

Comentarios

@Tharl hace 5 años

En uno de los mejores cuentos de Hemingway –El río de dos corazones- Nick Adams sale de pesca. Truchas y pesca con mosca, son todos los materiales del cuento. No se trata de una alegoría, Hemingway es un gran escritor, pero no recuerdo un relato mejor sobre las consecuencias del trauma y las posibilidades o no de enfrentarlo, en especial, de la guerra.

No he leído nada de Ursula K. Leguin, pero la supervivencia, las sensaciones intensas del ártico y sus paisajes pueden ser una buena manera como cualquier otra de explorar la sexualidad y lo sensual en una novela de ciencia ficción. Aunque por lo que dices no parece una propuesta con demasiado rendimiento y me pregunto al leerte si su éxito no será antes que nada coyuntural. 1969 es una fecha muy próxima al 68.

Por otra parte, la comparación con The Revenant sólo puede resultar favorecedora…

@Faulkneriano hace 5 años

"a no ser que alguien jure y perjure sobre el corazón biónico de Roy Batty de que existe una obra maestra suya escondida por ahí"

Cualquiera se atreve... El terreno de la ciencia ficción, como sé por experiencia, es sumamente movedizo. Y lo dice uno que piensa que LeGuin es una buena escritora del género (también de fantasía, como acreditarán los que hayan leído alguna entrega de Terramar) Sobre la identidad sexual, hay buenas novelas de sf: Amantes, de Philip José Farmer; Muerte de la luz, de George R.R. Martin (sí, el de Juego de tronos); Enemigo mío, de Barry B. Longyear, y algunos cuentos de James Tiptree, Jr, por poner algunos ejemplos clásicos.

@Volsung hace 5 años

Creo que aciertas Tharl, al decir que la autora esperaba crear un escenario sugerente con el viaje en trineo. Para mí desencanto yo esperamba demasiado ( o al menos otra clase de escenarios y prouestas) así que no sentí que la jugada le acabara de salir redonda... Por otra parte a mí no me gusta Hemingway, no he leído demasiado suyo, pero, no he encontrado ningún relato que me impactara ni, por ejemplo, pude ni terminar el Viejo y el mar y mira que me putea no acabar un libro. Con él solo he disfrutado la clásica de Por quién doblan las Campanas. Buenos, malos y poca cosa más, sin lugar para que Ernesto cuele sus complejos particulares (en mi opinión, claro).

Como bien dices, Faulkneriano, cualquier se atreve... Jamás digas de ese agua no beberé y como todo lo que había leído de esta escritora me había gustado no cierro definitivamente esa puerta, pero el juramento tendrá que ser... feroz, jaja. Por otra parte disfruté mucho con El mundo del río (y otros relatos de PJF). Mucho. No me gustaría hacer aquí un spoiler, preo tiene una de las declaraciones más impactantes que he leído nunca. Muerte de la luz es un libro perfecto. Hay libros mejores? Seguro, pero creo que dentro de lo que GRRMartin quería hacer es perfecto. Longyear, Tiptree... No sé, mi ignoracia es vastísima...