EL DÍA DE LA MARMOTA por arspr

Portada de FACTOTUM

Una brevísima reseña porque está claro que este libro y yo no hemos conectado.

No es que no me gusten los libros de perdedores, ni que me asuste el llamado realismo sucio americano. No por ahí no ha ido mi desencuentro con el libro. El problema que he tenido es que no entiendo para nada la intención del autor.

Como en la película que sugiero en el título de la reseña, el libro me ha parecido exactamente el mismo capítulo uno tras otro. White-trash borracho siempre al borde de acabar debajo de un puente que encadena trabajos de mierda que pierde precisamente porque es un borracho irresponsable. And then, repeat...

(Y sí, si acaso, de vez en cuando algún ramalazo pintoresco y acertado de descripción crítica de la sociedad que le rodea y los personajes con que se cruza).

Lo único que me ha gustado del libro, un momento por en medio en que no se sabe si ha pasado o no cierto hecho especialmente relevante que parece que va a hacer reflexionar al tal Chinaski sobre el sinsentido en que está metido (y por su propia desidia, que es lo peor). Pero no, todo se quedó en un amago.

Escrita hace 6 años · 4.7 puntos con 3 votos · @arspr le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@Tharl hace 6 años

Tienes toda la razón. Bukowski es mucho mejor poeta y articulista que novelista. Factotum es como una colección de cuentos, se salva por algunos momentos. Mi favorito es el de pintar las paredes de un bar, la vuelta del bar está entre lo más sincero que leído.
Bukowski siempre se asoma al abismo y al cambio, pero nunca da el paso. Mejor para nosotros, no? Y más verosímil. La novela es trama, acción y transformación, Bukowski se presta mal a ello. Mejor esta repetición de escenas laborales, es lo que tiene estar atrapado sin remedio.
La senda del perdedor está en la linea, pero es más as novela.

@Volsung hace 6 años

Yo solo conozco Pulp y La senda del perdedor. La segunda bien, la primera no me gustó demasiado.

En las novelas de Gaddis aparecen personajes del estilo de Buko. Es algo así como la figura trágica/romántica del artista clasica (simplemente no puede encajar en la sociedad por su exceso de sensibilidad, de reacción de aversión contra ella) embutido en la contemporaneidad. Me gustan también algunos poemas suyos; a lo mejor con menos cerveza habría podido ser un Thomas Bernhard yankee...

Al menos has podido disfrutar algún que otro momento, a mí no me encanta, pero sí diría que es un escritor al que vale la pena asomarse.