AL ACECHO por Shorby

Portada de AL ACECHO

Hoy, una de esas novelas que no gustan a más que unos cuantos y que a mí me flipan.
Sí, ¡terror!

En este caso, uno de mis autores favoritos del género, de los que leería a ciegas absolutamente todo (sobretodo si se dignaran en traducirlo… ejem); su estilo personal, en algunas ocasiones excesivamente gráfico –ja, me encanta- y visual, me encandiló l primera vez que lo leí.

Aquí nos adentramos en pleno septiembre los bosques de Maine, manteniéndonos la vez tan al acecho como acechados… y es que Ketchum nos pone en la piel y ojos de prácticamente todos los personajes de esta novela.
Tenemos una historia cien por cien del setentero género survival (imagino que La matanza de Texas os sonará), que por suerte se ha seguido trabajando.

Así, nos situamos en la ciudad costera de Dead River, donde una joven editora ha alquilado una casa para trabajar tranquila en temporada baja, sin la molestia de turistas… y de paso aprovechar y pasar unos días en compañía de amigos y demás.
Obviamente, no saben –todavía- que en los bosques que rodean la ciudad, y justo donde se encuentra la casa, habita una familia de caníbales que ya se relamen y frotan las manos pensando en el festín del que se van a beneficiar. Porque se lo dan pero bien.

Ketchum narra la historia, de acción pura y dura, transcurriendo tan solo en unas pocas horas, que nos especifica en cada capítulo, haciéndonos partícipes de todo lo que ocurre en apenas una noche.
Ya empieza dando caña, sin tapujos ni respiro, entrando en materia de manera escabrosa y creando una atmósfera agobiante y opresiva, casi no te das cuenta de lo rápido que pasan las cosas y es inevitable avanzar a toda prisa sin pensar que nadie va a salir vivo de ahí. Lleno de violencia y explícito gore, realmente bien contado, ya que te sitúas sin problema en la escena que toca, siendo así un libro no apto para los estómagos sensibles.

Ojo que nuestro narrador omnisciente también deja al lector ponerse en la piel del caníbal, haciéndole entender que él también actúa así por pura supervivencia. Pobres, hay una familia (incestuosa, por cierto) que llevar adelante.

Sobra decir que me ha encantado y he disfrutado con él como una enana; el terror es uno de mis géneros favoritos, de los que siempre me ha gustado leer, por chusta que sea (me pasa igual con el cine). Ketchum es uno de esos autores que ha conseguido meterme tanto en sus historias como para acojonarme leyendo determinadas escenas. Y eso es de agradecer, al igual que cuando otros autores me hace llorar como una magdalena o reír como una loca en pleno viaje de metro.

Esta es la versión íntegra de la novela, ya publicada en 1980 por primera vez, pero censurada y recortada de lo lindo. Gracias editores por traérnosla en condiciones (y con relato al final y todo, que da comienzo al siguiente libro de la trilogía ambientada en el pueblo).

Y para terminar: ¿¡Qué narices pasa con las novelas de este hombre!? ¿¡¡¡Por qué no se traducen todas!!!?

Escrita hace 6 años · 4 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios