MEMORIAS DE PAPÁ MUMIN por Shorby

Portada de MEMORIAS DE PAPÁ MUMIN

Hoy, personajes de la infancia (de la mía).
Sí, personajes, no libro (que también), pues de pequeña veía la serie y me flipaba; era una serie de aventuras, de dibujos tal cual, pero siempre le he tenido mucho cariño.
De hecho con este libro he vuelto a mi infancia de cabeza.

Tenemos un microuniverso creado por una autora finlandesa, creado inicialmente como tira cómica para los periódicos allá en la Segunda Guerra Mundial. Fue tal su repercusión que a día de hoy se siguen reeditando los libros, teniendo serie de dibujos, tiendas oficiales e incluso parque temático.
Es que son una monada.

¿Y qué narices es un mumin -o moomin-?
Pues un troll. Son suavecitos, rechonchos, vergonzosos pero a la vez alocados y viven en el Valle Mumin junto a otros tantos personajes que les acompañan durante sus aventuras, como los pegapatas, adorables pero se comen todo; Joxar, con su pipa; Fredrikson, al que le encanta inventar cosas; Melindrosa (y su Tía), personajes nada simpáticos; Saltacabrillo, que vive en su barril; el Enorme Edward, cuidado no os pise porque no tiene pasta para pagar más entierros; la pequeña My, ojito con ella que no para; el moran, personaje aterrador donde los haya… ¡hasta un fantasma!

Este libro es la recopilación del comienzo de las memorias del padre de la familia Mumin… sí, hay más libros (¡bien!).
Papá decide escribirlas en el momento en que cae enfermo y se aburre sobremanera, así que Mamá le da la idea y el pequeño mumintroll –su hijo- le anima, pues su padre ha vivido un montón de aventuras que se muere por conocer.

Es una historia llena de viajes –nada menos que en el Charaga Marina- y personajes, como comentaba, de todo tipo, la mayoría súper graciosos, donde sobretodo se habla de optimismo, de la importancia de la unión familiar, fomenta la amistad, la amabilidad y el afecto. Pero siempre a su manera peculiar y personal, acompañado de las ilustraciones de la propia autora.

En fin, que me encanta. Que me lo paso como una enana, aún a estas alturas, qué le voy a hacer.

Escrita hace 6 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios