UN LIBRO QUE MUERDE por Guille

Portada de UNA LETRA FEMENINA AZUL PÁLIDO

Parafraseando una cita de mi anterior lectura (El llano en llamas, de Juan Rulfo, que vuelvo a recomendar desde aquí), la sensación con la que me quedo al terminar esta cortita novela es la de que he caminado mucho más de lo que he andado.

No me ha gustado mucho el estilo con el que está escrito, lo que siempre es algo muy personal, pero el contenido, la estructura, el tratamiento de los muchos temas que encierra la novela, me han parecido soberbios.

Toda la novela es un monólogo y, por tanto, el relato de un conflicto personal, realmente un doble conflicto personal, al que se enfrenta un personaje burgués (en el peor sentido posible del término), cobarde y ruin al que le queda su poquito de conciencia, la justa y necesaria para la existencia de tales conflictos.

Pero la novela no se queda solo en el relato de una anécdota vital de un personaje antipático y mezquino, sino que retrata de una forma austera, precisa, sutil y perspicaz el clima político que caracterizaba aquella Europa central de entreguerras, lo triste, duro e injusto que puede ser el destino y ciertas actitudes sociales e íntimas que, desgraciadamente, son propias de cualquier época.

Como decía Kafka que deberían ser nuestras lecturas, este es un libro que muerde, que pica.

Escrita hace 6 años · 4.5 puntos con 2 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 6 años

Paisano y contemporáneo de Kafka... Interesante... Lo más curioso es que se le recuerde por La canción de Bernadette, siendo judío. El marido de Alma Mahler no debía ser un pelagatos. La cantera austrohúngara suele ser brillante. Me lo apunto.

@Guille hace 6 años

Que te guste. Yo no sabía nada de este autor, pero lo vi en la libería en una colección de novelas cortas que está sacando Anagrama a 10€ y no me pude resistir. Acerté.