EN AUSENCIA DE BLANCA por Shorby

Portada de EN AUSENCIA DE BLANCA

Hoy, una relectura. Un libro que leí hará diez años (casi nada) y que debo decir, he disfrutado igual e incluso más que entonces.

Mario es la rutina personificada, un joven funcionario que vive dedicado a su trabajo, pero su vez lo hace en cuerpo y alma para su mujer, a la que adora: Blanca.
La típica pareja admirable a la que envidiar en todos los aspectos.
O quizá no.

Conocemos sobretodo a Blanca, saltando de su presente a su pasado con una sutileza y agilidad pasmosa, sabemos cómo es ella, sus inquietudes, sus aficiones, su elegancia y sus necesidades, tanto culturales como mentales.
Nos hace partícipes de su –aparente- oscuro pasado, sin entender, al igual que Mario, qué sucede actualmente con ella; pues hay que recordar que la conocemos a través de los ojos de él, aunque esté contada en tercera persona. Se nota claramente un cambio en Blanca, si ser demasiado drástico, pero no sabemos de dónde viene, lo que nos da pie para imaginarlo y crear conjeturas varias.

Una historia puramente intimista, con toques de melancolía e incluso en cierto modo misterio, donde el autor narra con maestría sensaciones, de tal forma que parece que estés ahí y compartas los sentimientos de los protagonistas, su vez realmente cercanos y realistas.

No tiene acción, ni giros trepidantes, ni giros a secas, pero el caso es que no puedes dejar de leerlo. Dejándonos un final que da a entender que la historia acaba ahí, pero no deja de ser abierto, dando al lector qué pensar y dejándole saborear la historia una vez acabada.

Un libro que se lee solo, que es difícil cerrar para continuar más tarde.
Me encanta cómo está escrito.

Escrita hace 6 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios