En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL TÚNEL

Autor: ERNESTO SABATO
ISBN: 9788432217531
Género: Clásicos de la literatura
Editorial:SEIX BARRAL
Edición: 2007

Etiquetas: Literatura hispánica, argentina, S XX, existencialismo, asesinato

EL TÚNEL
4 con 3 votos

Hoy, uno de esos eternos pendientes que por fin ha dejado de serlo.
Se trata de la obra con la que Sábato logró el reconocimiento mundial, su primera novela.

Tenemos una novela en cierto modo policíaca, de estructura y tintes psicológicos, contada en primera persona por Juan Pablo Castel, un pintor reconocido que y en la frase que da comienzo a la historia, nos informa de que ha asesinado a la mujer que ama: María Iribarne.
Del tirón.

Nos cuenta desde su celda todo con pelos y señales, desde el comienzo, cuando conoce a la tal María en una de sus exposiciones y la observa de lejos, pues se queda mirando uno de sus cuadros aparentemente fascinada.
Y aquí entramos en una espiral de celos, obsesiones y negatividad a partes iguales que, debo decir, me ha puesto de bastante mala leche. ¡¡¡Qué hombre más insoportable!!!

El caso es que Castel va narrando en primera persona como hace lo indecible para acercarse a ella y meterse en su vida, enamorarse e intentar enamorarla, metiéndonos en sus pensamientos sin llegar a comprenderle en prácticamente ninguno de los momentos expuestos. A mí me ha pasado eso, básicamente quería golpearlo.

Debo decir que aquí lo importante no es la historia en sí, si no la forma de narrarla, seca y lacónica, donde el lector puede sentir esa tensión y obsesión que va en aumento según las páginas avanzan, aún conociendo el final de ese túnel al que irremediablemente sabemos que llegará… a pasos agigantados.
La narración va de menos a más, comenzado por los leves detalles que dan paso a un obsesión 100% destructiva que cada vez va más encaminada a la locura.

Me ha gustado, aunque debo confesar que estaba deseando terminarlo porque el protagonista me ponía de los nervios.

En esta ocasión, son varias las adaptaciones cinematográficas, todas homónimas:
1952, por León Kilmovsky.
1977, por José Luis Cuerda.
1987, por Antonio Drove.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 6

Debes estar logueado para escribir un comentario