ÁCIDO SULFÚRICO por Shorby

Portada de ÁCIDO SULFÚRICO

Desde luego, puedo decir que esta es una autora que o gusta mucho, o todo lo contrario, pero la verdad es que no deja indiferente a nadie. Y eso tiene su puntito.

En este caso, tenemos un relato sobre un boom social que ha ido creciendo poco a poco a través de los años, hasta expandirse por todo el planeta en diferentes países: el reallity show.
¿Quién no ha visto alguno?

Nothomb nos deja su propuesta, que, debo decir, me puso los pelos de punta a medida que iba leyendo; nuestro reallity en cuestión se llama Concentración.
Los afortunados concursantes son elegidos mediante redadas, siendo su sexo y edad indiferentes a la hora de ser escogidos. Tras quemar y hacer desaparecer sus respectivas documentaciones, cada uno se vestirá con un mono y responderá a un nombre/matrícula, desprovistos así de absolutamente todo; serán llevados a un campo de concentración plagado de cámaras, donde serán vejados, humillados y maltratados por los kapos (también elegidos no tan al azar, ya que la mayoría no pasan los 22 años y son unos catetos sin estudios ni ganas de nada); realizarán trabajos forzados y comerán tan sólo a la hora de la cena un agua sucia –que les presentan como sopa- y un pedazo de pan duro. Y todo esto se televisará en prime time.
Como en todo reallity, se decide quién sigue y quién no. Aquí la mano nada inocente es la de los kapos, quienes escogen a los pobres que serán ejecutados en directo.

Se nos presentan los típicos estereotipos que habitan en este tipo de programas y todos conocemos, como la cabrona de turno, la kapo Zdena, que está obsesionada con CKZ 114 (aka Panonique), nuestra favorita, la preferida de la audiencia a la que no se la ha oído pronunciar palabra ni se le ha visto expresar ningún tipo de dolor mientras le golpean sin ningún tipo de miramiento.
Entre golpe de fusta y demás caricias, junto con la repugnancia que se llega a sentir pensando en cómo la audiencia enganchada a esto llega a límites insospechados, tenemos una evolución en los personajes, de diferentes formas, que nos sorprenderá a más de uno a la vez que causará escalofríos –eso sí, sin llegar a profundizar en sus vidas de ninguna manera, pues no sabemos prácticamente nada de ninguno de ellos-.

Tenemos una historia cruel, pero a la vez tan real que da miedo, que hace al lector preguntarse y plantearse ciertas cosas. ¿Apagaríamos la tele?

Lo que es seguro es que engancha desde el principio, pues resulta muy fácil de leer.
Un libro curioso y sin escrúpulos, que sin duda recomiendo.

Escrita hace 6 años · 5 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Mayte hace 6 años

Me enganchó desde el principio, pero sin embargo me disgustó mucho el final, para mí no está a la altura del resto de la novela... ¿no te lo ha parecido?

@Shorby hace 6 años

Pinchó un poco al final, sí, en comparación al resto... pero de esta mujer te puedes esperar cualquier cosa.