SIN TRAMPA NI CARTÓN por arspr

Portada de EL GUARDIÁN INVISIBLE

Vaya palos que le pegan a este libro en casi todas las críticas (oficiales u oficiosas) y tampoco es justo...

Venga, es un betseller sin más, (con "betseller" utilizado con todas las connotaciones tópicas del término), parido para lectura de evasión, tan bueno o tan malo como chorrocientos mil otros libros (normalmente extranjeros) con asesino en serie y policía torturado.

Y al menos tiene la gracia de ser un producto muy autóctono que siempre se agradece frente al Asesino de Pittsburgh o Rotterdam, digo yo. Vamos que, salvando a Chamorro y Bevilacqua, tampoco suele haber mucho género.

Dentro de este marco, y si no le pides más al libro, pues cumple sobradamente para entretenerte durante unas tardes o en los viajes al curro en autobús o metro. Y punto (y suficiente).

Por lo demás es un producto "de moda", y la moda actual en policiacos (y otros) es:
+ Policía torturado con sus demonios personales.
+ Asesino obvio, pero no tan obvio, y con relación con el poli.
+ Toque fantástico y sobrenatural que, sin ser clave en la resolución, pues como que te ayuda a evadirte de lo gris que es tu trabajo como inspector de hacienda o cajero del DIA. (Aunque digo yo que para eso te puedes leer directamente "El Señor de los Anillos" y acabas antes). A mí personalmente es lo que menos me gusta, el "realismo mágico", (versión ortodoxa o heterodóxa que lo mismo da), es un elemento que me suele resultar francamente cargante salvo que se use muy inteligentemente. Vamos que los santos y los milagritos de todo-a-cien concedidos por hadas y duendes como que me aburren bastante...

Pues todo eso cocinado con criterio da como resultado un menú apetecible y simple. Eso sí con alguna que otra piedra indigesta como el imitador insertado con calzador, y la crítica a los CSI y sus super análisis on-line, para acabar cayendo en un CSI patrio versión rusa vigila-osos...

En fin, que a mí, después de la barbaridad de "Algo ha pasado" de Joseph Heller, era justo el tipo de libro que necesitaba para relajar el cerebelo y no entrar en colapso nervioso completo. Ahora la cuestión siguiente es ¿seguiré con la trilogía? Pues la verdad es que no lo sé. Depende, como otras veces he dicho, de si me apetece comerme un perrito caliente, por mucho que sepa que el jamón de pata negra también existe...

Escrita hace 6 años · 4 puntos con 2 votos · @arspr le ha puesto un 7 ·

Comentarios