PRIMERA ENTREGA por Guille

Portada de CUENTOS COMPLETOS

“MUNDO ANIMAL” (1953, 3 años antes de “Zama” o 3 az) recoge una serie de cuentos muy breves no exentos de humor negro en los que los animales juegan un gran protagonismo simbolizando miedos, instintos y comportamientos humanos. Son cuentos realistas en los que lo animal y lo humano se enlazan, se ensarta en un territorio fantástico, nos sobresalta, nos saca de lugares comunes, haciéndonos reflexionar sobre situaciones que, por habituales, ya no nos escandalizan (podría añadir "al estilo Kafka", aunque la exagerada utilización de este autor austriaco para intentar definir tantos tipos de narrativa ha provocado que prácticamente no signifique ya nada).

Sobre estos cuentos, el autor dijo:

“Algo me enfurecía o me lastimaba. En la mañana siguiente lo pasaba a imágenes y lo articulaba en una trama.”

Así, nos encontramos cuentos donde unas mariposas enamoradas que, seguramente con intenciones suicidas entran en la boca del narrador, son expulsadas como escupitajos de sangre tras vivir en su corazón; o a alguien que transforma en nido su cabeza y donde da feliz cobijo a gorriones y canarios, pero también a buitres voraces que terminan por comerse hasta el último trocito de su cerebro; O a una vaca que, tras pasar por el matadero, se encarna en un presidario inocente que, tras el incendio de su celda que se transforma en horno, se convierte en pan y después en migajas que algún pájaro picoteará; o a un perro soñado que quiere atraer a su soñador a su territorio onírico; o a un pobre hombre evitado por todos debido a su desnudez causada por unas polillas que, tras comer una y otra vez su ropa, llegan hasta su corazón a través de una manchita del pecho.

¿Cargado todo de simbología? Quizás, aunque si hacemos caso a este señor alimento de polillas no deberíamos descartar otras opciones:

"Con esa disposición al simbolismo que, con el pretexto de sobrepasarla, elude la realidad, se ha entendido que yo, por algún designio que nadie explica, soy el símbolo de la pobreza. Es un error. No se animan a ver la realidad escueta y simple: estoy sin ropas porque las polillas me las comen."

Pero, como bien dijo una vez Antonio:

Yo sugiero; resuelva, de una o más maneras, igual o distinto a mí, quien me lea. Yo diré: El pericote que el hombre alimenta en “Amigo enemigo” es la guerra, justamente la guerra; la “salvada pureza” aludida en la anécdota del Fuci es, sencillamente, la ingenuidad. Usted, lector, puede pensar que sí, que es, pero también puede pensar que no, que no es, porque es, para usted, otra cosa, y esto me tendría muy satisfecho, con la satisfacción de saber que lo mío va más lejos de donde yo pude llevarlo.

El estilo, que ya anticipa lo conseguido en Zama, es particular, de un laconismo envestido de una singular belleza, sentencioso, alegórico, y muy muy atractivo.

De entre todos estos fantásticos relatos (expresión bastante bien traída, aunque esté mal que yo lo diga) destaco Sospechas de perfección.

“CUENTOS CLAROS” (1 dz) reúne cinco relatos realistas, claros, como su título indica, directos, donde se tratan temas como la soledad, la incomunicación, el silencio, la inmoralidad y falta de valores e incluso la crueldad, el mal, la injusticia, el amor.

No obstante, el autor no pudo resistir la tentación e incluye un relato que se articula en torno a un elemento fantástico y en el que se intercalan unos fantásticos microrrelatos, otra vez en sus dos vertientes de significado.

Imposible no enternecerse con ese padre y ese hijo de “Enroscado” (“Entre los dos median silencios que parecen olvidos”) o admirarse de la pericia literaria de Don Pascual en “Falto de vocación” o emocionarnos sonriendo con las paródicas penurias de amor de “No” (En sus ojos nació una lágrima tan discreta que no cayó del párpado) o no indignarse con la maldad y la inmoralidad de “As” o no estremecerse ante la sinrazón de “Juicio de Dios” (impagable esa lucha alpargata en mano). Estos dos últimos, mis favoritos.

(continuará)

Escrita hace 6 años · 0 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios