ABEL SÁNCHEZ por Shorby

Portada de ABEL SÁNCHEZ. UNA HISTORIA DE PASIÓN

Totalmente adelantado a su época, Unamuno nos cuenta una tragedia con palabras mayúsculas, pero es una tragedia íntima, que curiosamente no sufrió exactamente una buena acogida en su día.
Se trata del mito de Caín y Abel contado de manera moderna (por decirlo de alguna forma), un clásico que todo el mundo conoce y que a su vez se convierte en un clásico de nuestra literatura.

Tenemos a Joaquín y a Abel, que viven en un pueblo de provincias donde se conocen desde críos: Joaquín Monegro, el Caín moderno, y Abel Sánchez, en el papel que le corresponde.
Ya de pequeños se establecen las diferencias, uno trata de ser perfecto y agradar, mientras el otro lo lleva por naturaleza –cosa que a Caín le lleva los demonios-. A medida que van creciendo, uno tira por el camino de la medicina, que le lleva a esforzarse hasta el extremo para ser el mejor; otro por el del arte, que no le entusiasma de manera exagerada y sin embargo lo lleva en la sangre, lo cual le hace ser muy reconocido.
El culmen de todo llega cuando Joaquín se enamora de su prima… la cual bebe los vientos por Abel, que acaba casándose con ella. Y aunque nuestro Caín particular dice haber olvidado a su prima e incluso se casa con otra mujer, el sentimiento le sigue carcomiendo por dentro, pudriéndole todavía más (que ya es decir, ojo).

Así, nos paseamos por la vida de ambos, viéndoles crecer y triunfar, manteniendo esa estrecha relación de amor-odio que les hace inseparables aún sin ser hermanos como tal; incluso viven juntos la paternidad, teniendo uno un hijo y otro una hija, a la que Joaquín confiesa perlas como:
“Mi vida, hija mía, ha sido un arder continuo, pero no la habría cambiado por la del otro”.

La verdad es que me ha gustado mucho, es un clásico muy recomendable perfecto para leer en un par de tardes, e incluso en una sola.
Una novela que habla de la envidia en su máximo exponente, pues ella misma arrastra a nuestros protagonistas a lo largo de toda su vida sin soltarles de la mano.

Escrita hace 7 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios