SOLO A RATOS por Guille

Portada de TODO LO QUE HAY

A esta alturas del partido, mira que me llegan a tocar estos libros de miradas melancólicas a un pasado feliz o no tan feliz, de repasos a hechos y gentes que se cruzaron por el camino y que nos rozaron o nos tocaron o nos estrecharon, a veces hasta hacernos daño. Y mira que me han gustado algunos de los pasajes de este libro (casi más, fíjate tú, los que atañen a algunos de los personajes secundarios), pero la impresión final es de irregularidad, de altos y bajos muy pronunciados y, sí, también hay algo de sensación de simpleza.

Demasiada distancia con el protagonista que solo he sido capaz de traspasar en algunos momentos puntuales; excesiva la frialdad que me ha transmitido el relato a la hora de retratarme al personaje y su forma de encarar tanto los acontecimientos tristes como los felices, los momentos de pasión o de sufrimiento, la venganza, la indiferencia y hasta el desdén y ello a pesar de la aparente intensidad de ciertos momentos. Tampoco ha ayudado nada la americanada narración de la visita a Andalucía que hace con una de sus amantes, y puede que también mis expectativas y la idea del estilo que tenía en base a mis anteriores lecturas del autor (y, ains, también el que esta siguiera a Di Benedetto y haya sido simultaneada con Gabo) hayan ponderado negativamente en mi apreciación de esta historia. Pero es que en la vida de este editor de éxito profesional y fracaso sentimental que el narrador nos concentra en unos cuantos episodios con unas tantas mujeres no hay recovecos, no hay nada más allá, es todo lo que hay… pues no me ha parecido mucho, la verdad.

Escrita hace 6 años · 4.7 puntos con 3 votos · @Guille le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@salakov hace 3 años

Igual es que, finalmente, es todo lo que hay.
Y no hay más.

@Guille hace 3 años

Pues yo que he disfrutado más de otros libros suyos sigo pensando que no era mucho. Problemas, quizás, de las comparaciones y las referencias y las expectativas.