EL VIUDO LOVEL por Shorby

Portada de EL VIUDO LOVEL

Hoy, toca un clásico de los que no son muy conocidos, El viudo Lovel.

Primero de todo, decir que mi edición no es la que se corresponde con los datos que pongo aquí, pero bueno, vale igualmente; el mío es de 1923, ahí es nada, y por supuesto se vino a casa en una de esas visitas a mi librería habitual… y por solo dos euritos.
Una monada. ¡Y huele de bien! (manías)

En fin, al lío.
La verdad es que es una novela que no conocía, en mi edición no venía sinopsis ni nada, así que fue todo un misterio (más manías, no suelo leer las sinopsis más que hasta la mitad, aunque en ese caso no tuve problemas). Pero al verlo ahí, tan mono, tan viejito… me pudo.

El caso es que tenemos una historia contada por un solterón que no da todos los detalles que me gustarían a la hora de saber quién es él en realidad, sin embargo según avanza la lectura queda bastante claro.
Estamos en casa de Lovel, el amigo del narrador, un hombre de posición social alta que acaba de enviudar y contrata a una joven institutriz, Elizabeth, en contra de la voluntad de esta, pero como debe mantener a su familia, no le queda otra. Y es que los Prior son unos señoritos, o eso les gustaría.

Tenemos un cuadro típico inglés, de la época en que se narran los hechos de la novela, caracterizado con maestría por el autor y de mano de cada uno de los personajes que campan a sus anchas por la casa del mismo Lovel, dejando al lector diálogos bastante divertidos gracias a la ironía que rezuma cada frase.

Sí es cierto que la lectura al principio es un poco liosa, o al menos es lo que me ha parecido a mí, me costó centrarme en condiciones hasta pasados los dos primeros capítulos; una vez concurrido el segundo, la lectura se vuelve más lineal y por lo tanto, fácil de seguir.
Contado todo de manera bastante desenfadada, podemos decir que tiene un toque a la Cenicienta, muy ligero ojo, que me resultó curioso, y los personajes están bastante bien perfilados, teniendo en cuenta que es una novela cortita.

Una lectura entretenida, de las que se leen en un par de tardes y que, repito, aún siendo lineal, creo que es una buena manera para comenzar a catar algún clásico, para los que no sean asiduos a ellos, que siempre dan un poco de pereza ¡y hay que solucionarlo!

Escrita hace 7 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios