LA MUERTE DE AMALIA SACERDOTE por Shorby

Portada de LA MUERTE DE AMALIA SACERDOTE

Camilleri es un autor que llevaba mucho tiempo queriendo leer, además me lo han recomendado en varias ocasiones, así que decidí estrenarme con este.

La novela fue ganadora del Premio Internacional de Novela Negra de RBA y el autor aprovechó un caso real, el Crimen de Garlasco, como punto de partida para escribirla.

Tenemos un asesinato, el de la joven Amalia Sacerdote, hija de un alto cargo y que a su vez ha podido ser víctima de su pareja, el hijo del líder del partido rival.
Por otro lado, Michele Caruso, director de la RAI en Palermo, decide no abrir el informativo de la noche con esta noticia, pues en Sicilia este tipo de historias no son tan simples como parecen. Y es que estamos en la cuna de la mafia, de líos políticos por todos lados, donde todos sacan tajada hasta de la manera más baja.
Así pues, estamos ante una novela donde la política, la justicia y el periodismo se dan la mano. Y no todo lo amablemente que podría, pues está todo salpicado de corrupción por todas partes.

La novela, en contra de lo que pueda parecer, no trata del asesinato ni del posible autor del crimen en sí, sino de toda la investigación que hay detrás, de los entresijos periodísticos y de cómo el caso avanza a trompicones página a página, sobretodo en el interior de los informativos, donde la noticia se va manipulando entre unos y otros.

La verdad es que esperaba algo más de intriga, se habla de corrupción política, de los títeres y cabezas de turno que siempre hay por medio, de farsas entre abogados y fiscales… donde a su vez tenemos un amante desconocido de Amalia y la desaparición de las pruebas del asesinato.
Sin embargo lo que tenemos es prácticamente puro diálogo, pues no hay apenas narración que nos vaya explicando nada de la trama ni presentando a los personajes, por lo que es fácil perderse entre tanto nombre y demás, sobretodo al principio. Es más, recomendaría leerla del tirón (va, es cortita), para que no pase esto, yo tuve un lío tremendo precisamente por no hacerlo así.
A la vez, al ser todo conversación, se lee tremendamente rápido, pero está todo mezclado hasta el punto de que en un par de ocasiones me pasó que no sabía si estaba en una conversación cara a cara o telefónica.

El caso es que me ha gustado, pero me ha faltado “algo”, al menos más narración, pues la información va saliendo a borbotones y, como digo, en ocasiones el lector se puede liar.
Aún así, me ha dejado con ganas de leer algo más del autor… y ya tengo fichado el próximo.

Escrita hace 7 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios