LA DAMA DUENDE por Shorby

Portada de LA DAMA DUENDE

Siempre me ha gustado mucho el teatro, sí es cierto que prefiero poooor supuesto verlo en directo, pero me encanta leerlo –de hecho tuve una época, en el instituto, que casi todo lo que pasaba por mis manos era teatro o poesía-.

Así que hoy traigo un clásico de este género: La dama duende.

Una comedia de las de capa y espada, que se dice, que aún siendo liosa siempre resulta entretenida, además de ser muy divertida.

Recuerdo que esta fue de esas lecturas obligatorias que en su día leí en clase y para variar era de las pocas que las disfrutaba (creo que sólo ha habido un par de libros que me hayan dado una pereza terrible en su día y desde luego pienso volver a leerlos para disfrutarlos como es debido).

Tenemos de todo, hidalgos, amores –visibles e invisibles-, desamores, desafíos… y celos, muchos celos, los cuales dan lugar a un batiburrillo de situaciones que nos sacan fácilmente la sonrisa.
Nuestra protagonista, Doña Ángela, desea por todos los medios conquistar a Don Manuel, sin embargo sus hermanos varones no la dejan tranquila por sobreprotegerla más de lo que a ella le gustaría. Acaba por idear un “plan” –llamémoslo así- para acercarse al caballero y la que lía. Pues entonces surge la dama duende.

El tema y el porqué de dicha dama sólo podrá resolverse leyendo esta obra, de la que no puedo contar más, pues es tan cortita que destriparía todo.


Me ha gustado mucho, he disfrutado de la lectura y (creo) sobra decir que la recomiendo, aunque soy consciente de que el teatro gusta más en vivo y directo, algún raruno o raruna habrá como yo, que se beba las obras en el sofá con la manta y demás complementos.

Escrita hace 7 años · 4 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios