SUPERFINO... por salakov

Portada de EL PASEO

"El Paseo", de Robert Walser. Pequeño gran libro. Profundo, pero a ratos hilarante, incluso disparatado. ¡Imposible no sonreír ante las reflexiones y forma "superfina" de expresarse del personaje-autor! Ultradescriptivo, melancólico a la vez en su caminar de esteta, sus páginas finales aquilatan una hermosura que corta la respiración.

Y todo ello en menos de 100 páginas, en un ejercicio literario tan original como breve.

Lectura muy recomendada.

Escrita hace 7 años · 4.6 puntos con 5 votos · @salakov le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Tharl hace 7 años

Pues nada, decididamente, anotado queda. No seré yo quien se pierda la oportunidad por 80 páginas de nada. ¡Gracias por las recomendaciones!

@sedacala hace 7 años

Salakov, lee los últimos párrafos de mi reseña "El francotrador suizo", y te sorprenderá la absoluta coincidencia con lo que dices en tú reseña de "El paseo"

@Faulkneriano hace 7 años

... Y creo que no se trata, ni mucho menos, de un acierto aislado, porque estoy ahora con Vida de poeta y a ratos se me corta el resuello. Este Walser tiene un estilo inconfundible, muy difícil de definir, desconcertante a primera vista (ese tono "superfino" del que hablas, Salakov) pero poderoso, hipnótico y, a la larga, adictivo.

Es descorazonador pensar que un hombre así, un joven escritor lleno de entusiasmo, de esperanza y de buen humor, que exhibe una jovial e ingenua heterodoxia, no conoció el éxito, ni la gloria, ni el amor, ni la estabilidad laboral y económica, y que pasó toda su vida combatiendo la enfermedad, para sucumbir finalmente a la locura. Sus obras están teñidas de un particular autobiografismo, no concretado en hechos sino en sentimientos: el héroe es siempre un joven, seguro de sus fuerzas, alegre, aficionado a la poesía y a la vida contemplativa, aventurero, que se pone una y otra vez en marcha, orillando el desastre, sobreponiéndose al fracaso, mientras el tiempo pasa y la muerte se asoma (un poco como en el final de El paseo, que, como apuntas, es de una belleza atroz)

El paseo exhibe también una voluntad experimentadora (cauta en la forma, pero profunda en el fondo) y una absoluta libertad creadora, cercana al nonsense, a la parodia, a la fantasía juguetona (¿es usted una actriz retirada?); es, sobre todo, un ejercicio soberbio de metaliteratura (¡ese diálogo constante con el lector, al que avisa, incluso, del programa de su paseo: oficina de correos, comida, visita a la autoridad fiscal...) y una curiosa reflexión sobre la esencia de la escritura poética y la fecundidad de la mirada del escritor (esa glorificación del paseo al que dedica un par de páginas inolvidables)

@_567_ hace 7 años

Esta página está llena de liantes literarios!!! Así que casi que me vuelvo a dar un paseo hasta la biblioteca…

;-)

@Faulkneriano hace 7 años

¡Mira quién fue a hablar!

@_567_ hace 7 años

El paseo ha tenido sus pasajes interesantes pero en su globalidad me ha resultado bastante anodino, digamos que este primer acercamiento a Walser me ha dejado frío. Y creedme que lo siento, amigos…

@salakov hace 7 años

Jo, pues tiene pasajes inmensos. El pasaje de la carta, que empieza "Muy señor mío...", por ejemplo, es antológica. Solo por esa página ya merecería mejor nota, creo yo...

@LaChata hace 7 años

Uf... Robert Walser, me ha encantado!!! Así es, indescriptible, indefinible... y creo, que por esa característica suya que me enganchó desde el principio y a medida que avanzaba en su lectura más adicta quedaba para llegar al final... Es un libro que al terminarlo no quedas indiferente...
Merece la pena muchísimo a pesar de ser tan cortito, encierra más de lo imaginable...
Bsos, LaChata

@Faulkneriano hace 7 años

Eso pasa con Walser, Chata: que su gracia es difícil de definir. Celebro que te haya gustado.

@LaChata hace 7 años

Gracias Faulkneriano!!!! Si, que me ha gustado muchísimo su estilo... ahí tengo un próximo de R.Walser que sacaré de la biblio "la habitación del poeta: prosas y poemas"
Bsos :-)

@Nastenka hace 7 años

Apuntado queda... que son mayoría, @Krust...

@_567_ hace 7 años

Pos mira, Nastenka, si son mayoría, y además aquí en SdL parece que sí que dejan votar a todo el mundo… ¡yo lo acepto! :-p

(Pero el paseo de marras, dos horillas te va a llevar su lectura, me parece flojillo e incluso veo que a alguien le ha gustado menos que a mí…)

@sedacala hace 7 años

Este es un caso más, los hay a montones, en los que las diferencias de valoración sobre un mismo autor son inconcebiblemente contradictorias y, como sé que eso es así, mi respeto por todas las opiniones es invariable, aunque no por ello deje de sorprenderme.

De todas formas estáis centrando la lectura sobre esta obra y sobre “La habitación del poeta”, olvidando quizá “Jakob von Gunten”, según Wikipedia su obra maestra, reseñada por mí hace poco y, en cuyos comentarios subsiguientes, Faulkneriano y yo coincidimos en hacer una apreciación muy similar de su obra, pese a haber leído él “El paseo” y yo “Jakob von Gunten”, es decir, libros distintos.

@_567_ hace 7 años

Tengo “Jakob von Gunten” en perspectiva, a raíz de la fiebre Walser he leído bastantes opiniones al respecto de esa novela (entre ellas tu reseña aquí, por la que ya asomaré cuando pueda opinar con más criterio…), me la apunto para que no se me olvide aunque ya calculo que igual nos iremos al 2015…

Sobre este paseo, a mí no me parece inconcebible que pueda generar disparidad de criterios. Sin contar nada importante sobre su argumento, digamos que me gustó el inicio (un escritor al que en un momento dado no se le aparecen las musas, decide abandonar la hoja de papel en blanco en su apartamento y salir a dar un garbeo en busca de inspiración); en mi opinión después suceden demasiadas cosas que desajustan el tempo real en que se desarrolla la historia (esas dos horas de lectura de las que hablamos), o lo que viene a ser lo mismo, quiere abarcar demasiado en esas 79 páginas y eso en mi opinión lastra el resultado global de un relato corto de estas características. Además, el final me lo esperaba. Aun así, como comento por ahí arriba, tiene dos o tres pasajes que me gustaron mucho, no precisamente el de la carta que menciona Salakov entre otras cosas porque no sabes a quién va dirigida ya que Walser consideró que no era necesario presentarte a su destinatario…

Bien, bueno, mucha gente se apunta a esta lectura, será interesante ver como evoluciona su valoración global, como muchos otros libros, de ahí que dijera aquello de que me sabía mal rebajar la nota de una lectura que parece entusiasmar a muchos lectores de los que me interesa saber su punto de vista en SdL, pero uno debe intentar ser siempre coherente con su opinión personal y dejar los amiguismos u otras milongas de lado antes de marcarse las estrellitas que considere oportunas.-

@arspr hace 7 años

Soy la oveja descarriada...

Bien es cierto que a pesar de lo cortito que es, por múltiples motivos lo he leído muy fraccionado. Pero no he acabado de verle la gracia al asunto y dudo mucho que su lectura lineal lo hubiera mejorado. La mezcla entre paseo real, surreal, literario e imaginado me ha resultado insoportablemente cargante... Sobre todo la pedantería del autor es demasiado para mi gusto. (Y no se puede decir que sea una temática o planteamiento de libro que a priori me desagrade).

Claro que me consuelo, viendo las notas de votaciones, en que hay otros cuantos abstrusos como yo.

O a lo mejor es como constaté en su momento que pasa con Alicia y/o El Principito: un libro (¿y autor?) de extremos amor/odio...

(Ejemplo claro de cómo, salvo en idiomas ;-) , suelo coincidir bastante en mis valoraciones literarias con @Krust).

@Faulkneriano hace 6 años

Leyendo Doctor Pasavento, de Vila-Matas, que en buena parte gira alrededor de los autores que, como Walser, desaparecen, me han entrado ganas de seguir con este curioso escritor. Para los que gustan de él, la novela de Vila-Matas, pura literatura, es muy recomendable.

Esto de la lectura es un bucle incesante...

@Faulkneriano hace 6 años

... Y sigo, y hasta me he permitido una licencia: releer El ayudante, que me sigue pareciendo una novela espléndida, a la altura del mejor Kafka, Musil y otros de esa jaez.

... Así que voy con cuatro libros más de este hombre sin suerte, que escribe como los ángeles.