HOMBRES DE ARMAS por Shorby

Portada de HOMBRES DE ARMAS

Una novela de uno de mis hilos favoritos de la saga Mundodisco: el de la Guardia.
Con saber que los protagonistas son los componentes de la Guardia, ya sé que tengo entretenimiento fijo… sí, con Pratchett siempre me pasa, pero cuando viene por medio esta panda –al igual que las Brujas-, me supera.

Bien, en esta ocasión, tenemos una serie de extraños asesinatos que ensombrecen (más aún) la ciudad de Ankh-Morpork. Diferentes individuos de los Gremios de la capital aparecen muertos en diversas circunstancias, sin motivo aparente, sin nadie que quiera hacerse cargo del tema. Salvo la Guardia, sobretodo el capitán Vimes… que está a punto de casarse y por lo tanto, de abandonar el puesto, sin ninguna gana de ello, pues la Guardia es su vida.

Por otro lado, el Patricio –personaje que me encanta, aunque sea un cabroncete- decide de manera aleatoria que la Guardia Nocturna debe incluir representantes de todas las minorías.
Así, nuestro grupo protagonista formado por el capitán Vimes, el Sargento Colon, el Cabo Nobby y el Cabo Zanahoria, se ve ampliado con individuos como el enano Cuddy, el troll Detritus o Angua, una mujer.

Somos entonces partícipes del entrenamiento de los nuevos reclutas, que nos deja situaciones rocambolescas de mano de Cuddy, con su hacha gigantesca; Angua, con sus pechos gigantescos; o Detritus, gigantesco todo él.
De verdad que me he reído una barbaridad con algunas escenas –qué buena la imaginación gráfica para según qué cosas-, tremendamente divertido.

Por si no fuera suficiente, tenemos a un aristócrata ligeramente obtuso (Edward de M’uerthe) que ha encontrado un arma bastante singular, una especie de ballesta que distara trocitos de plomo y que parece tener vida propia. Un arma con un objetivo propio: matar.

Nos vemos envueltos en una espiral de todo un poco, como siempre, con toques de novela negra, giros inesperados y las apariciones estelares de Y-Voy-A-La-Ruina-Escurridizo o Gaspode, el perrito que conocimos en “Imágenes en Acción”, geniales ambos personajes.
Pratchett nos deja guiños buenísimos, como siempre, pasando esta vez por el mismo Da Vinci, tratando el valor de la amistad y realizando toda una crítica al abuso del poder y las armas.

De las mejores novelas de la saga que he leído hasta el momento.

Escrita hace 7 años · 4 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios