AHÍ ESTAMOS por Guille

Portada de LA BOFETADA

Hay libros que nos llegan de una forma que no sabemos explicar, que nos dicen mucho más de lo que literalmente leemos (alguna vez intenté explicar esto, de una forma un tanto cursi, diciendo que tienen corrientes subterráneas que no captamos de una forma racional), que nos enamoran igual que nos enamoramos de alguien, sin saber muy bien por qué.

Este libro no es de esos y, sin embrago, me parece una muy buena novela. Dice lo que dice, no hay más, pero es que dice mucho. La bofetada, que da título a la novela, no es más que la excusa, el detonante para hablar de muchas otras cosas, de un estado del mundo, del nuestro, el actual, el de los llamados países desarrollados, el mundo globalizado. Y solo muestra una parte, el de la insatisfacción, el de la inseguridad, el de la falta de valores claros, o la confusión de valores, el de la decadencia. Un mundo que puede estar en una de esas épocas de cambio importante que no sabemos a donde nos llevará, temiendo a donde nos puede llevar. Y no es un libro de tesis; se limita a plantear problemas, sin soluciones, sin tomar partido, sin acusaciones, indulgente incluso ante las debilidades humanas, que no solo son fruto de este mundo nuestro de hoy sino que son consustanciales al ser humano.

Hay libros que nos enamoran pero que no recomendaríamos por entender que la satisfacción que nos ha proporcionado puede ser muy personal. Este no es de esos libros: lo recomiendo sin reservas (bueno, absténganse los que necesitan las corrientes).

Escrita hace 7 años · 0 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios