LA IMPORTANCIA DE LOS DETALLES por Guille

Portada de EL SENTIDO DE UN FINAL

Este es el primer y, por ahora, único libro de este autor que me ha gustado. Sobre todo destaco el primer capítulo, con esa ingenua ironía de esos muchachos ingleses que lo protagonizan, aunque sea un capítulo-prólogo del verdadero meollo de la novela.

Pero también me ha interesado mucho el segundo capítulo, y último, con esa filosofía de andar por casa sobre el papel de la memoria en la narración de nuestra vida, sobre la responsabilidad en lo vivido y en la vida de los demás, sobre la brecha entre lo soñado o anhelado y lo conseguido y cuanto de dicha brecha abre la cobardía; sobre la mediocridad que preside la vida de la mayoría de nosotros, sobre lo mal que nos conocemos a nosotros mismos y sobre lo mal que conocemos a nadie, de tal forma que un solo detalle desconocido sobre una persona puede cambiar por completo el sentido de la narración que construimos sobre su vida... o del final de ella, como en este caso.

Y todo ello a pesar de que no estoy muy de acuerdo con ese tremendo poder disolvente de la memoria que Barnes le atribuye al tiempo, ni entiendo muy bien su solución al problema de la responsabilidad. Pero la forma y la inteligencia con las que está escrita la novela son tan fantásticas y el personaje principal, Tony, su volumen, sus aristas, en definitiva, su humanidad, está tan bien perfilada, que he leído toda la novela con un gran placer.

Escrita hace 8 años · 5 puntos con 3 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios