MUCHOS, MUCHOS PECHOS por Guille

Portada de GRANDES PECHOS AMPLIAS CADERAS

Me ha parecido un buen libro, con el que no me he aburrido en ningún momento, que incluso me ha emocionado más de una vez y que, sin embargo, terminé de leerlo sin esas ganas de recomendarlo a todo el mundo que te entran cuando un libro te entusiasma.

Leí en algún lugar que a Mo Yan le denominaban el Kafka chino. Desconozco en qué se basaron los que así le apodaron, pero no creo que sea por su estilo, al menos no por el estilo con el que escribió esta novela. Quizás el enfrentamiento del individuo con una fuerza poderosa e invisible pueda justificar algo esa comparación con el autor checo. En este caso el individuo es una mujer y la fuerza es la tradición, un enemigo que puede ser terrible e implacable, capaz de "legitimar" los más absurdos desvaríos del ser humano.

En este sentido, algo que siempre me ha llamado la atención es como tradiciones claramente aberrantes son a veces mantenidas, reivindicadas e impuestas precisamente por aquellos que más las sufren. Este libro es un claro ejemplo. En el entorno de la china rural de principios de siglo y en un régimen de matriarcado, el libro nos relata cómo las mujeres pueden ser a la vez victimas y los más crueles verdugos de ellas mismas.

Esta es la historia de una madre coraje contada por su hijo, un coraje de hijo. Un hijo anhelado durante años. Resulta muy curioso como las hijas que va teniendo la protagonista de esta historia van tomando por nombre referencias al varón que no acaba de llegar: Laidi (Hermano Venidero), Zhaodi (Hermano Aclamado), Lingdi ( Hermano Acomodado), Xiangdi (Hermano Deseado), Pandi (Hermano Anticipado), Niandi (Hermano Querido) y Qiudi (Hermano Buscado).

A través de la vida de esta mujer y la de su hijo vamos pasando, como si se tratara de una familia Alcántara de un Cuéntame chino, por todos los episodios históricos que caracterizaron el siglo XX de este país, que no fueron ni pocos ni afortunados. Este repaso histórico está repleto de durísimos sucesos que contrastan con la sencillez con la que están contados, lo que les confiere una enorme fuerza narrativa; y junto a estas tragedias se alternan escenas grotescas, ridículas, caricaturescas y otras que se podrían definir de realismo mágico que suavizan la tragedia del relato. También hay ternura, odios, venganzas, pasión… y muchos, muchos pechos.

Escrita hace 8 años · 4 puntos con 3 votos · @Guille le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Shorby hace 8 años

Me llama entre poco y nada... pero no sé qué hacer, por otro lado tiene "algo" que sí me hace tilín xD

@Guille hace 8 años

Bueno, ya advertí que no podía recomendarlo con mucho entusiasmo. Pero ahora me quedo dudando si es por mi reseña que la llamada te es tan débil o si, por el contrario, es la que ha provocado ese esperanzador tilín o si mi reseña no te ha afectado un carajo y que qué me creo y que no me pase de listo y que habrase visto qué impertinencia.

@Shorby hace 8 años

Jajaj es en general, por las reseñas que he leído en blogs y ahora por la tuya, que me pasa lo mismo =)

@Guille hace 8 años

Ah, bueno, si la responsabilidad es compartida me quedo mucho más tranquilo.