EL TIEMPO ES UN CANALLA por Guille

Portada de EL TIEMPO ES UN CANALLA

Una novela llena de grandes aciertos.

El primer acierto de esta novela es la elección de su estructura en capítulos que pueden funcionar como piezas independientes. Desprenderse de los corsés de las novelas al uso le ha permitido a la autora dar una visión mucho más amplia de todo este tiempo nuestro de las últimas décadas, y de los hijitos que va concibiendo, que seguramente habría dificultado mucho unas exigencias de tiempo y espacio y un seguimiento convencional de los personajes... al menos con el mismo número de páginas.

Sí, este libro puede ser considerado como un conjunto de relatos, pero es más potente cuando se entiende como lo que realmente es, una novela, una muy buena novela que plantea muchos y variados problemas vitales, situaciones que nos son muy cercanas y actuales (puede que algo más a los que formamos parte de una cierta generación) y que nos son contadas con una aparente livianidad, sin rodeos pero también sin atajos, sin pedanterías y sin ninguna intención moralizante (o, lo que también sería digno de elogio, teniéndola sin que lo parezca mucho).

Por supuesto, uno de esos grandes problemas, el gran canalla protagonista que atraviesa todos los relatos es el tiempo... aunque en su descargo no hay que olvidar que es un canalla que nunca actúa solo. En este sentido, esos saltos temporales donde observamos a los protagonistas en un punto temporal A y, sin transición, en algún momento posterior o anterior o punto B (metáfora que, a modo de estribillo, se repite alguna que otra vez en el libro), relatados además desde puntos de vista distintos y con modos diferentes de narrar, logran de una forma espléndida su objetivo al subrayarnos en verde fosforito lo patético que es darse cuenta tarde de que "la vida realmente iba en serio".

Y sí, podemos decir con Egan que sí, que "la nostaliga es el fin", pero de verdad era necesario preguntarnos con ese desdén, con esa superioridad insolente y juvenil, aquello de ¿pero, tú te acuerdas siquiera de cuando tenías nuestra edad? Joder, Egan, quién de nuestra edad no ha tenido en infinidad de ocasiones la sensación de haber pasado de A a B sin apenas transición (vale, vale, sigo con la crisis de los veinte).

Y sobre el final, pues eso, que "El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra el final perfecto" (Charles Chaplin).

Escrita hace 7 años · 3 puntos con 1 voto · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios