DURA LA VIDA QUE CAE por arspr

Portada de DURA LA LLUVIA QUE CAE

Al igual que algunas veces uno siente que la lectura que tiene entre manos le está siendo ajena, que lee página tras página comprendiendo las frases, el argumento, la narración, pero desgraciadamente NO siente nada de ello, otras veces afortunadamente ocurre justo lo contrario. Hace unas semanas me tocó la cruz con "Meridiano de sangre", y hoy me toca la de cal con este libro.

Y además esta simbiosis, esta empatía con el libro, es una cuestión completamente personal que pone de manifiesto la absoluta subjetividad del hecho mismo de leer, de esa misterioso canal de comunicación que se establece entre autor y lector, donde más que probablemente ni lo que el lector siente/interpreta se ajuste fielmente a lo que el autor pretendía, ni el autor pueda vislumbrar que desconocidas teclas mentales pueda llegar a tocar en sus "clientes".

Y por supuesto sin que además alcanzar ese punto mágico de interacción con el libro esté directamente relacionado con la "calidad", (a ver el valiente que define exactamente el palabro), de la novela.

"Dura la lluvia que cae" es un libro cuando menos peculiar. Y lo es porque en cierta forma aun después de acabado, no sé exactamente qué tipo de libro es, qué es lo que pretendía el autor y ni siquiera si me acabo de "creer" lo que me han contado. Pero en cualquier caso me ha encantado.

Y es que leyendo la sinopsis, uno podría pensar en que se trata un libro del comúnmente llamado "realismo sucio" americano, donde te vas a encontrar con una descripción durísima de un "marginado perdedor" en los flecos y suburbios sociales yankees. Pero sinceramente creo que ni de casualidad este es el cariz principal del libro (y por extensión la intención principal del autor).

Simplemente, y más al ser la primera novela de Don Carpenter, creo que el autor tenía en su cabeza, como posiblemente tenemos todos, mil y dos pájaros y pajas mentales revoloteando sobre la vida y el más alla y, por encima de todo, el más acá. Y, de alguna forma, explotó poniéndolas sobre el papel en esta pequeña maravilla. Y Jack Levitt no es más que la excusa para expresarlas, en ningún caso el fin último del autor.

Y ojo, cuando digo pajas mentales, reflexiones, pensamientos, y en su gran mayoría, (y esto es lo mejor), simplemente preguntas sin respuesta, no me refiero a GRANDES cuestiones filosóficas sino en muchos casos pequeñas muestras (además muy particulares y personales) sobre cual es el significado y manera de ir tirando día a día como todo el mundo hace con mayor o menor fortuna.

Por eso digo que el libro es peculiar, pero desde luego recomendabilísimo. Porque en cierta forma Jack Levitt y la historia per se narrada son absolutamente increíbles, poco pulidos o incluso desastrados por momentos. Pero todos los matices que se van tocando mientras la susodicha historia avanza a trancas y barrancas simplemente me han fascinado, me han llegado al corazón uno tras otro. Y tanto es así que he estado tentado de ponerle un 9 o un 10 aunque al final he "razonado" que el vehículo de la historia no es ni de lejos tan brillante como la cadena sintonizada en su radio.

Eso sí ya me gustaría a mí hacer no ya novelas, sino simplemente párrafos tan "fallidos" como esta novela, y a la vez con tanto gancho y con tanta carga de profundidad como ella. De verdad, envidia cochina de la mala mala que me entra en estos casos.

Escrita hace 8 años · 4.6 puntos con 5 votos · @arspr le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@_567_ hace 8 años

Tan peculiar como intentar abordar cuatro décadas de la historia de ese grandioso personaje que es Jack Levitt (que refleja estupendamente la sociedad norteamericana desde los alocados años 20’ hasta los 60’) y salir airoso del empeño, además con un ritmo de narración sencillamente extraordinario. Por cierto, me extraña mucho que no hagas la más mínima mención al personaje de Billy Lancing ya que con el paso del tiempo, al menos en mi caso, es el que más persiste en la memoria aunque está clara la intención de Carpenter en centralizar todo el peso de la historia en Jack, el cabroncete de Billy acaba ganándose su propio espacio en la novela a base de, vamos a llamarlo así, “sucia y realista humanidad”. Ni que decir lo que lleva a elevarse la historia cuando coinciden los dos, que como sabes sucede muy pero que muy a menudo en el transcurso de la historia.
No coincido con algunas partes de tu reseña, cachis, a mí no me parece una historia increíble ni de largo, y la prosa de Carpenter tampoco creo que sea poco pulida o desastrada… muy al contrario, me sorprendió por su calidad. (¿Has leído la brillante traducción de Ramón de España al papel, o el original en e-book?, curiosidad como siempre contigo, Arspr…)
Yo también tuve problemas en valorarla en su justa medida, el 8 estaba asegurado cuando la iba terminando y es que es una novela que tiende al sobresaliente, dado lo bien que está envejeciendo en mi memoria igual algún día me corrijo al alza del 9 o incluso el 10. Ah! En cuanto a la estela de Dostoyesvski que menciona la sinopsis, estoy bastante de acuerdo en esa comparación con crimen y castigo, aunque esto ya nos llevaría a un larguísimo debate al respecto.
Cuando en la vida vienen mal dadas, y los problemas caen como chuzos, no queda otra que abrir un buen paraguas resistente al dolor y tirar palante, no queda otra, amigo. Salutti.-

@arspr hace 8 años

No, lo que me parece desastrada no es la prosa de Carpenter, que es totalmente diáfana y cristalina. Lo que me parece desastrada es la historia, con eventos constantes bruscos, y poco creíbles en su conjunto. Por Dios, Jack comienza como un materialista amoral casi sociópata, debido a que en su vida no ha recibido nada más que palos, no porque sea "malo" de nacimiento, y casi acaba como doctor honoris causa en Joyce...

Y sí es cierto que también a mí me parece que Billy Lancing es de largo lo mejor del libro en cuanto a "historia". El capítulo en que se narra su vida y la tanda de San Quintin junto Jack son sobresalientes.

Y por supuesto leído en inglés. Salvo que me ofrezca mucho respeto (por ejemplo mis intentos con Shakespeare, donde el inglés antiguo lo dejo para mi próxima vida, o si alguna vez me atreviera con Ulises, que lo dudo), siempre que puedo leo en lengua madre. Aparte de que es INFINITAMENTE más sencillo encontrar ebooks en inglés que en español. (Kobo lo tiene en inglés pero una búsqueda rápida en español no arroja ni una sola versión ni legal ni ilegal...)

@Faulkneriano hace 8 años

De este no tenía ni idea... Gracias, aspr, por la reseña.

@Guille hace 8 años

Ya le había echado el ojo al libro. Después de leerte, pasa a mi lista de deseos.