SORPRENDENTEMENTE ENTRETENIDO por EKELEDUDU

Portada de SANGRE ENAMORADA

Natalia Hatt se ha convertido en una celebridad en Wattpad.com, un sitio de publicación gratuita que oficia de plataforma de prueba para escritores noveles, pero la popularidad no necesariamente viene acompañada de calidad; ahí está la insufrible CREPÚSCULO, que en mi opinión logró la fama que tiene, no por ser una buena novela, sino más probablemente porque vino a colmar anhelos muy puntuales y quizás típicos de cierto sector del público, y que difícilmente, creo, resista el paso del tiempo. La comparación parece pertinente y temible en principio, porque el tema central de ambas novelas es, en principio, el mismo: un romance entre una mujer mortal y un vampiro, un tema que tampoco las series BLOOD TIES y THE VAMPIRE DIARIES -basadas ambas en sendas sagas literarias, de Tanya Huff y L. J. Smith respectivamente- han conseguido, en mi humilde punto de vista, hacer interesante. Como referencia, resultaba poco alentadora.

Pero demostrando una vez más que no se trata de qué se hace, sino de cómo se hace, esta autora ha escrito una novela que está muy por delante de cualquiera de las mentadas obras y que inicia una saga, de la que ya se ha publicado también el segundo volumen, SANGRE DE HADA, mientras que por lo menos otras dos continuaciones esperan luz verde. La trama se inicia en un punto de Buenos Aires que Hatt, inteligentemente (o por no conocer a fondo la ciudad: no tiene obligación de hacerlo, porque es entrerriana) no precisa, y en medio de una adecuada ambientación gótica. Allí la joven Alejandra, en lo que parece el final de un simple día más, se topa con un apuesto y misterioso desconocido, un búlgaro llamado Nikolav. Mucho antes que Alejandra sabremos que es un vampiro, que el encuentro entre ambos no ha sido casual y que Nikolav tiene malas intenciones. No parece que entre éstas figure vaciarla de sangre, ya que la ha buscado demasiado exhaustivamente y se demora demasiado en liquidarla para creer que ése pueda ser su plan, pero igual los encuentros iniciales entre ambos recuerdan a un depredador de magnética y siniestra belleza, similar a una pantera, que rondara en torno a una posible víctima. De hecho, Miriam, amiga de Alejandra, advierte enseguida las marcas que los implacables caninos de Nikolav han dejado en el cuello de la joven, y saca las inevitables conclusiones, desestimadas por la protagonista. Por perturbador que pueda resultar el búlgaro, ella es una chica con los pies en la tierra, y allí quiere mantenerse, de modo que intenta resistirse a la subyugante seducción de Nikolav, y hay que decir que lo logra bastante bien teniendo en cuenta que la pavota de Bella Swan no aguantó ni un cuarto de libro -y quizás ni un quinto, ni un sexto- al insípido Edward Cullen (y para colmo, a partir de entonces había que bancarla babeándose por su novio en por lo menos una de cada tres páginas).. Vampiro o no vampiro, Nikolav resulta vagamente amenazante, y en todo caso es un desconocido al que, en el mejor de los casos, hay que mirar con recelo. Lo que no entiende es por qué empieza a notar lagunas en su memoria más reciente. La más grande de estas lagunas es casi un océano, el que separa Argentina de Europa: allí, más precisamente a un castillo en Bulgaria, va a parar la chica sin saber cómo, y sin pérdida de tiempo Nikolav se le declara en matrimonio y ella acepta ante una aristocrática asistencia, obviamente vampiros casi todos ellos. Para entonces Alejandra, tras creer que le faltan unos cuantos jugadores y quizás hasta la propia cancha, o que tal vez se halla inmersa en un sueño sumamente incoherente, ha asumido que, efectivamente, está en medio de vampiros, certeza que la atemoriza y atrae a la vez. Nikolav, por su parte, pronto abandonará su aura de peligrosa fiera, para revelarse como un vil y pedestre manipulador, pero no tan cerrado al amor a cal y canto como él mismo cree: alguna preocupación que en cierto momento demuestra por Alejandra lo pone en evidencia y lo vuelve potencialmente redimible, aun pretendiendo que la chica se erija en carta de triunfo en una conflicto que los vampiros mantienen con las hadas, pueblo con el que ella está emparentada.

Como historia de amor, entonces, SANGRE ENAMORADA es más polifacética e interesante, escapando del soporífero molde habitual de CREPÚSCULO y productos similares (tampoco hacía falta mucho, pero debe ser jodido de lograr, en vista de que sólo Hatt parece haberlo hecho). La autora también demuestra mucha habilidad conciliando la coexistencia, en una misma obra, del luminoso mundo de las hadas con el tenebroso ambiente de los vampiros, algo que en manos de otro escritor pudo quedar sumamente ridículo.

Personalmente debo admitir que cada vez que en un libro se empieza a hablar de los poderes de fulano o mengano empiezo a temblar, en especial cuando uno de esos poderes es la súper velocidad, que sólo le quedaba bien a Dash, de la película LOS INCREÍBLES. Al Hombre Nuclear, que también disponía de ella, al menos se lo mostraba en cámara lenta cuando corría, y así uno no era consciente de la velocidad real que, supuestamente, alcanzaba. Pero ahora, en la pantalla pequeña y en la grande se prescinde cada vez más de sutilezas, se acelera la cámara para lograr la súper velocidad y el resultado es entre patético y grotesco, tanto más cuanto que uno se imagina al súper veloz de turno llevándose puestos a varios insectos al correr entre un enjambre (algo que precisamente le ocurría en algún momento a Dash), o doblando una esquina y estrellándose contra un objeto que no tuvo tiempo de ver o, en fin, en cualquier otra situación involuntariamente chistosa, y la reacción es más una estruendosa carcajada que una aprobación admirada. Por desgracia, los vampiros de SANGRE ENAMORADA vienen con múltiples poderes incorporados, entre ellos -argh- la súper velocidad, pero afortunadamente Hatt no se explaya mucho en ellos. En cualquier caso, tal vez otros no coincidan en este punto conmigo; quizás yo sea demasiado asquerosamente irónico, e incluso si así no fuera, de todos modos las virtudes de esta novela hacen totalmente soslayables ésta y cualesquiera otras posibles faltas que SANGRE ENAMORADA pudiera tener.

Escrita hace 8 años · 5 puntos con 1 voto · @EKELEDUDU le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Natalia_Hatt hace 8 años

¡Muchas gracias por tu reseña, Eduardo! Me ha gustado mucho. Me alegro que mi libro te haya resultado entretenido. Un abrazo!

@EKELEDUDU hace 8 años

Asombrosamente entretenido, de hecho. Debo confesar que me habían hablado favorablemente de vos, pero luego, cuando vi la temática de esta saga, se me vino el alma al piso. Por suerte, nada que ver con el opio que temí que fuera.