SELECCIÓN NATURAL por Hamlet

Portada de SOLO. CRÓNICAS SALVAJES

*" Selección natural. Cuatro vidas chocando en un mismo instante. Cuatro almas con un mismo propósito: no morir en el intento. De esta experiencia solo el más capacitado y mejor adaptado saldrá vencedor". Este es el escueto pero certero texto que podemos encontrar en la contraportada de "SOLO. CRÓNICAS SALVAJES" y que ejerce de sinopsis en aras de captar la atención del posible lector. Aunque no es tan extensa como otras sinopsis al uso, resume a la perfección lo que ofrece el cómic: una historia, o varias, porque se trata de un relato coral, que se erige principalmente sobre un principio tan antiguo como la vida misma y que no es otro que la selección natural o la ley del más apto. Pero vayamos por partes.

Para quienes no lo sepan Solo es una antropomórfica rata, creada por el dibujante y guionista Oscar Martín ( "Él", "La hermandad", "El terrorífico mundo de Bobby"...) que vive en un post-apocaliptico mundo, donde cohabitan humanos y una amplia variedad de animales mutantes con rasgos y atributos humanos, y en el que escasea la comida hasta el punto de haber traspasado la atroz barrera que conduce al canibalismo. Es decir, que en el mundo de Solo la vida solo tiene el valor que uno mismo sea capaz de defender con éxito hasta su propia muerte.

Las aventuras de este tenaz superviviente, al que el ser una rata le va que ni pintado, han sido guionizadas y dibujadas por su creador a lo largo de varias entregas tales como "Solo. Los supervivientes del caos I y II" o "Solo. Mundo canibal".

La principal novedad de "Crónicas Salvajes" respecto a otras de sus entregas es que se trata de un spin-off, en el que Oscar Martín deja a un lado su fantástica labor de dibujante para ocuparse únicamente del guión. El elegido para acompañarle en esta nueva odisea fue un por entonces desconocido novel llamado Raúl Moreno, al que llegó por casualidad a través de un amigo. Atendiendo al evidente talento de Raúl para el dibujo y su contagioso entusiasmo por este arte, Oscar Martín no dudó en posibilitarle con este cómic la alternativa para saltar al difícil ruedo de las publicaciones. Él mismo nos habla sobre ello en un sentido prólogo introductorio.

A tenor de lo leído y visto en este "Sólo. Crónicas Salvajes", este humilde lector no puede más que congratularse del afortunado encuentro entre estos dos artistazos. Y es que "Sólo. Crónicas Salvajes" contiene todo aquello que se le puede exigir a un tebeo de este tipo. La trama argumental es sencilla, pero endiabladamente absorvente, hay mucha acción y violencia, pero nunca gratuita, los diálogos son buenos y están bien construidos, la narración funciona como una máquina perfectamente engrasada de principio a fin, y, para colmo, el dibujo es una absoluta delicia en muchísimos sentidos.

La verdad es que la simbiosis entre Martín y Moreno no podría haberse iniciado de mejor forma, ya que las virtudes y logros de ambos en sus respectivos trabajos es cuanto menos notable.

Oscar Martín consigue crear una historia coral, donde las vidas de varios personajes acaban convergiendo, sin chirridos ni artificiosos forzamientos, en un desenlace cargado de dramatismo y fuerza, que ilustra a la perfección ese crudo e insensible principio darwinista, férreo regidor de la vida.

Por otro lado, Raúl Moreno, se encarga de dar corpus visual a una historia que exige de una expresividad, dinamismo y fuerza no al alcance de cualquiera. El suyo es un dibujo muy plástico, rebosante de movimiento, que muestra hasta que punto el cómic puede acercarse, pese a sus intrínsecas limitaciones, a su hermana, la animación. Sus figuras son gráciles y elegantes, y sus personajes rabiosamente expresivos. Además su capacidad para dibujar en mil y una perspectivas, y posturas, todo lo que se le antoja dota de mayor agilidad y vistosidad al conjunto de sus viñetas. La violencia se convierte en sus manos en una delectación formal para el lector que asiste asombrado a una auténtica sinfonía gráfica. Vamos, lo más parecido a un Tarantino del noveno arte o como lo definió Niko, autor de Cálico Electrónico, un...¡ MONSTRUO!

El cómic está elaborado en un impecable blanco y negro que realza las figuras de Raúl Moreno y que permite una mejor apreciación de su trabajo. No obstante, no me hubiera importado disfrutarlo con un buen color.

En resumidas cuentas, "Solo. Crónicas Salvajes", supone un entretenimiento de altísima calidad que hará las delicias de los amantes de la acción, la violencia y las historias post-apocalipticas de tintes gores que, sin embargo, no renuncian a un guión bien escrito, sustentado en un trasfondo filosófico-existencial sólido a la par que sencillo. Sin duda, es una perfecta alternativa a los blockbusters cinematográficos del verano del tipo "Guerra Mundial Z".

* Si quieres leer esta reseña con imágenes del cómic en cuestión que te ayuden a hacerte una mejor idea de lo comentado puedes hacerlo en : http://dentrodellaberinto-jareth.blogspot.com.es/2013/08/solocronicas-salvajes-de-raul-moreno-y.html

Escrita hace 8 años · 5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios