PONG por _567_

Portada de PNIN

En conjunto, ha sido un reencuentro básicamente tedioso con el amigo Vladimir. Escrita en 1957, a mitad de trayectoria de su, por otra parte, excelsa obra, e imagino yo que como una suerte de ‘divertimento existencial’ del autor, posiblemente basado en algunas de sus propias experiencias vitales a su llegada a la tierra de las oportunidades: 1940, la estatua libertaria –un regalo de los franceses a los americanos, Nabokov y el propio Pnin también venían de París… como todos los niños juguetones-, les da la bienvenida junto a la desembocadura del río Hudson, Pnin también alcanza América en el mismo espacio-tiempo, ¿casualidad?

Entonces, podría ser una novela autobiográfica, pues yo creo que no. Resulta que existe un narrador, que se desmarca de la acción ejerciendo la tercera persona de este tipo singular, al que no conocemos hasta el último de los 7 capítulos – novela cortita de 185 páginas-, que dice conocer a Pnin desde que eran unos mocosos pero que a su vez demuestra hacia él una cierta acritud, desmesurada e injusta: lo machaca, vilipendia y ridiculiza hasta la saciedad (gafas de concha, calvo ahuevado, dentadura postiza mal hecha, gordo seboso, nariz de patata rusa, vestuario estrafalario, dominio deficiente del idioma inglés – a Joan la sigue llamando John durante la friolera de ¡15años!…- en fin, chistes demasiados fáciles, en mi opinión, para esa novela tan ‘divertida’ que proclaman algunos de sus férreos defensores); ¿desdoblamiento de personalidad?, pues creo que algo de eso hay, en todo caso el niño narrador explica una anécdota del niño pningao que nos puede iluminar al respecto: siendo adolescentes, Pnin invita al narrador, otro chaval de su edad, a participar en una obra de teatro, este declina la invitación: “¿Quería participar yo? Pero a los dieciséis años yo era tan arrogante como vergonzoso, y decliné el honor de interpretar el papel del caballero anónimo del Primer Acto… volví a mis mariposas”. Ya asoma el misterioso narrador de su crisálida enmascarada, ¿no?

Todo parece secundario en esta curiosa novela, desde la universidad donde Pnin ejerce de profesor de ruso hasta la multitud de personajes que lo rodean –pocos de ellos bien definidos y que cuando aparecen en escena nos privan a su vez de seguir las andanzas de nuestro protagonista, ¿Qué estará haciendo Pnin en estos momentos, mientras nos hablan de los otros?-, pasando por una trama, insulsa e incluso ridícula en ocasiones, que tan solo se anima en esa fiesta de ‘final de curso’ donde están todos los que son pero tal vez echamos en falta una base predecesora capaz de encender esa mecha de humor negro que la haga explotar de verdad, cierto es que Nabokov intenta el detonante y le da al mechero con gracia en ciertos pasajes pero, en mi opinión, sin esa chispa adecuada capaz de cuajar una novela a la altura de su currículum y que a su vez haga saltar por los aires… que se yo, el maletín de Pnin.-

Escrita hace 8 años · 4.6 puntos con 5 votos · @_567_ no lo ha votado ·

Comentarios

@lucero hace 8 años

Nabokov tiene sus admiradores y sus detractores. Veo que no te gustó mucho y si bien no miré si has leído más de Don Vladimir, me desalienta totalmente.
Leí Lolita hace muuucho ya, y francamente.... no me gustó y no me disgustó tampoco, lo que creo que es peor!! Pero a lo largo de mi vida sólo he escuchado bondades y alabanzas de sus méritos literarios, así que creo que es uno de los autores con los que no tengo afinidad.
Saludos Krust.

@_567_ hace 8 años

A mí es que ‘Lolita’ me gustó muchísimo, aunque haya gente que piense que es una injusticia que ese nombre de nínfula sea el único que para muchos acude a la boca cuando nos preguntan por Nabokov (que es uno de los grandes, seguro que sí), y puede que tengan algo de razón en ello. ‘Ada o el ardor’ también me gustó mucho y ‘Rey, dama, valet’ quedaría un escalón por debajo…
Este ‘Pnin’ es que a mí me ha descolocado bastante, y te aseguro que no ha sido por falta de concentración ya que la he leído casi del tirón ahora que aún tengo bastante tiempo libre. No he conectado en ningún momento con la novela, salvo quizás los dos primeros capítulos, también he de decir que el argumento (lleno de giros estilísticos capaces de descolocar al más pintado) no me interesaba en absoluto: las tribulaciones de un ruso en los EEUU de los años 40-50, ambiente académico de profesorado y tal…

Saludos.-

@lucero hace 8 años

Como lectores somos egoístas y queremos que cada obra esté a la altura de la mejor y que no defraude nunca.

@Faulkneriano hace 8 años

No podemos estar más en desacuerdo (bueno sí, por poder.... es una forma de hablar): parece que no hemos leído la misma novela.