EL PENSIONADO DE NEUWELKE por Shorby

Portada de EL PENSIONADO DE NEUWELKE

Tenía ya ganas de ponerme con esta novela, después de verla reseñada en todas partes.

Bien, tenemos una obra que homenajea a la literatura decimonónica, a la victoriana, a la clásica inglesa, me encanta.
La verdad es que desde que la ví entre las novedades en su día me llamó la atención, pero por otro lado tenía ese no-sé-qué porque había leído varias reseñas que no la ponían muy allá. El caso es que a mí me ha gustado bastante.

La acción se sitúa en el s. XIX, en un pensionado de señoritas, en Livonia, entre neblina, lluvias torrenciales y jardines fascinantes cuidados por el señor Fou Finguers, un anciano escocés que se encarga de mimar todo tipo de flores maravillosas.
A cargo del pensionado, está el señor Buch, cuya mujer –Eveline- se encuentra postrada en cama con una grave enfermedad degenerativa. Entre el amplio abanico de personajes, también tenemos a los diferentes profesores que se encargan de la educación de las crías… y aquí es donde entra en juego Émile, la nueva institutriz de pasado borroso que enseñará francés en el centro.

Así, nos adentramos en una historia con su puntito de romanticismo, a la que le cuesta un mundo arrancar (cien páginas esperando chicha!!), pero que del mismo modo he disfrutado mucho, pues el autor nos narra todo de una forma que me ha fascinado.
La prosa es elegante y la ambientación muy muy buena, casi podemos caminar por los pasillos esperando que se nos aparezca el fantasma… porque hay fantasma. Hay hasta exorcista.

La verdad es que aún tardando en entrar en materia, es un libro que me ha gustado bastante, y eso que me ha dejado un sabor agridulce al final, pero no siempre han de acabar las historias de la manera esperada.
Lo que no me ha terminado de convencer –y esto lo entenderán sólo los que han leído la novela- es el momento San Petersburgo; me dio mucha rabia que “el tema” se resolviera tan pronto, teniendo en cuenta el ritmo que llevaba el resto de la historia, no me cuadró demasiado.

Igualmente, tiene ese aire a la Literatura Romántica clásica, que personalmente me pierde. De hecho se dan muchas alusiones a poetas de la época, a modo de guiño, a lo largo de la lectura.

Misterio e incluso un puntito de romanticismo, un libro que recomiendo, aunque como he dicho más arriba, ha tenido todo tipo de opiniones… pero para gustos, colores.
Por mi parte, espero volver a leer a este hombre.

Escrita hace 8 años · 4 puntos con 2 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios