CUANDO SE VACÍAN LAS PLAYAS por Shorby

Portada de CUANDO SE VACÍAN LAS PLAYAS

Vengo con una de novela negra. Pero novela negra un tanto diferente, nada que nos podamos esperar, cortita, intensa y bastante interesante.

Estamos en el 2036, en una especie de distopía en un futuro nada lejano con un ambiente tétrico y asfixiante que da bastante buen resultado.
Nuestro narrador, el detective J. Solo, a la vez protagonista de la novela, nos va contando su nueva misión en presente, detalle que hace la lectura realmente rápida.

Lara Márquez ha desaparecido, se le perdió la vista en el Parque, y él debe encontrarla; así, se aventura fuera de la ciudad amurallada en su busca, con su cochazo alquilado y su tienda de campaña para vigilar lo más discretamente posible… Y es que parece que no está solo.
Una atmósfera sobria e incluso malsana, con cierto toque de años cincuenta, donde el lector no puede hacer más que preguntarse quién es Lara y dónde está.

J. nos hace partícipes de sus pensamientos y carencias, tanto dentro como fuera del caso que nos ocupa; paseamos con él (en un cochazo) de la ciudad amurallada al Parque de atracciones –el bosque-, conociendo a su vez al personaje, aunque mínimamente, sin embargo yo no he necesitado saber más sobre él, aquí me basta con sus reflexiones.

Destaco la forma en que está escrito, me ha gustado mucho, directa y sin mucha floritura, con capítulos cortitos y una prosa bastante visual aún sin descripciones kilométricas, personalmente me sentía en el interior de dicho bosque.
Me ha recordado a la estética de cómics como Sin City, no sé por qué… quizá le quedaría bien una adaptación a novela gráfica (¿llamamiento? Jejej).

La única pega que le pongo al libro es que me hubiese encantado algo más de chicha respecto a la ciudad amurallada o sus habitantes, creo que se le podría haber sacado juguillo. Aunque me quedo con aquel dicho de “lo poco gusta…”.

Lo recomiendo, una lectura distinta, que se lee en un par de tardes.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios