LUCES DE LA ESPAÑA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX por Tole

Portada de LUCES DE BOHEMIA
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Esta obra es una brutal crítica a la sociedad de principios del siglo XX, una obra llena de pesimismo, su autor Valle-Inclán es capaz de ironizar éste con situaciones absurdas con contenido cómico. El libro en sí es una especie de paseo por el Madrid de la época desde los lugares más bajos como es el caso de la Taberna de Pica Lagartos hasta el mismo Ministerio, pasando por unas calles devastadas por una reciente huelga, al igual que es un paseo por Madrid, también es una descripción de los distintos personajes de entonces, ¡qué personajes!, sin lugar a dudas el mejor Max Estrella, poeta bohemio crítico que no calla su voz ante el abuso de las autoridades del momento, tema también criticado en la obra, junto a Max se encuentra Don Latino de Hispalis, un farsante, un cínico… en la obra hace de lazarillo de Max Estrella al que adora, aunque sus palabras dan la sensación de estar impregnadas de hipocresía, Don Latino y Max Estrella hacen una buena pareja con sus conversaciones absurdas, sobre todo tres escenas antes de terminar, cuando Max realiza su teoría del Esperpento, los comentarios son dignos de risas por la seriedad que Max expresa que contrasta con la indiferencia y patetismo que demuestra Don Latino. Cabe destacar también las inesperadas apariciones de personajes “conocidos” es el caso de Rubén Darío o el mismísimo Marqués de Brandomín, personajes inesperados como son el caso también de Zaratustra, aunque en realidad no tenga mucho que ver con el personaje creado por Nietzsche. Luces de Bohemia es un obra de teatro para entender la España de inicios del siglo XX, es un análisis irónico de esta España, en cierto sentido deformado, como el mismo Esperpento, cargado de situaciones no posibles para una sola noche, cargada de símbolos como la muerte de Max, la muerte del artista, la muerte del arte en una España en la que los artistas son simples marginados, nada más lejos que la actual situación del país, lo único que ha cambiado han sido la forma de los problemas pero en su esencia son lo mismo, da la impresión que en el fondo los problemas de España a lo largo de su Historia no han dejado de ser los mismos, como si se tratase que estos estén impresos en el ADN de la sociedad. Resucitemos a Max Estrella su sinceridad crítica y evolucionemos de tal manera que los problemas, el atraso, la clase política ridícula que hemos tenido y tenemos la veamos como algo de pasado, mirándolo con desprecio… si somos realistas la realidad nos hace pensar todo lo contrario, bueno siempre nos quedará la bohemia.

Escrita hace 9 años · 4 puntos con 5 votos · @Tole le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Tharl hace 9 años

Interesante reseña Tole. Tengo muchas ganas de leer este libro o cualquier otra obra de Valle-Inclan.

Desde mi punto de vista, los problemas de España, como todos, como cualquier fenómeno, reproducen problemas pasados pero transformados por el paso del tiempo. Eso es inevitable. Pero cualquier equivalencia entre el presente y el pasado me parece en cierto modo reduccionista, solo se puede hacer cuando no se conoce en profundidad, es decir, en la mayoría de los casos; hasta el punto de pensar que hombres de siglos atrás pensaban y sentían como los actuales y juzgarles con nuestros valores (la novela histórica hace un flaco favor a esto) lo mismo que se hace con otras culturas. Esto es aplicable a la Historia y a cualquier fenómeno psicológico o social. Leer estos libros nos ayuda a comprender el pasado, pero también a dar sentido al presente. Pero estoy seguro de que Luces de Bohemia tiene mucho más que aportar además del retrato social.

Un abrazo

@Tole hace 9 años

Totalmente con tu opinión Tharl, cuando yo hablaba de los problemas de España como que siempre han sido los mismos, he sido muy generalizador por supuesto, este año. he tenido que estudiar toda la Historia de España, estudiándola he llegado a la conclusión de que los problemas en el fondo, no en su forma, son esencialmente los mismos, te podría poner muchos ejemplos pero te voy a poner uno claro ejemplo. Felipe II, España podríamos decir que hasta entonces había sido la máxima potencia mundial, pero una serie de líderes (por aquel entonces reyes) con poca cualificación hicieron que España perdiera su hegemonía, hasta que la perdiera por completo cuando Napoleón invadiera España, de forma ridícula, cuando Carlos IV estaba al gobierno, España aunque fue una potencia por aquel entonces, según un profesor mío de literatura, y que coincido con él, estaba podrida por dentro, la sociedad española (y esto es algo cuestionable) ha estado siempre por debajo de la Europea, como actualmente (aunque ni yo mismo estoy seguro de esta valoración) luego como hace pocos años España tuvo un auge económico, al igual que por aquel entonces con el descubrimiento de América, y al igual que por entonces no hemos sabido mantenerlo. El mismo problema que en la época de Valle está ocurriendo con el bipartidismo, aunque las formas para llegar a él sean diferentes, pero el objetivo es el mismo. Y por supuesto el ejemplo más claro, que este es innegable es el reparto de la tierras especialmente en Andalucía, un problema que tristemente todavía hoy persiste. De todos modos, estoy como dije al principio totalmente de acuerdo, los problemas de cualquier otra época o cultura, hemos de ponernos en la piel de aquellos que lo vivieron para comprender mejor y como consecuencia no hacer juicios desde nuestro punto de vista, desde nuestros valores jajaja es gracioso todo esto porque hoy he estado estudiando a Ortega, bueno y el planteaba eso que me has comentado al fin y al cabo.

Otro abrazo para ti

@Kodama hace 9 años

Muy buena reseña de una de mis lecturas favoritas. Sobre Max Estrella siempre lo he dicho, para mí, uno de los mejores personajes que ha dado la literatura. Un personaje ¿esperpéntico?, ¿absurdo?, o más bien ¿diferente a lo establecido? debido al lugar y a la época, llamemosla a ésta sí, esperpéntica, que le tocó vivir.
Interesante también el tema histórico que comentas. El Imperio Español de los Austria, el imperio donde nunca se ponía el Sol... ¿pero a cambio de qué? Pobreza, miseria, analfabetismo, deuda y bancarrota del país, autoritarismo político (absolutismo), intransigencia religiosa...
Y no olvidemos que el actual presente siempre es fruto del pasado.
Saludos ;)