INVEROSÍMIL...HASTA EN STAR WARS!! por Hamlet

Portada de STAR WARS. LA TREGUA DE BAKURA

De los pocos libros que he abandonado, sin ningún resquicio para la duda, a las pocas páginas de iniciarlo. ¿ Por qué? Porque todo y que suelo dar una oportunidad de bastantes páginas, a los libros que inicialmente no me gustan, mi nivel de tolerancia tiene un límite. Un límite que llega cuando lo que leo me parece una tomadura de pelo comercial e irrespetuosa para algo que admiro. Me estoy refieriendo a la saga de STAR WARS, de la que soy devoto desde niño. Es cierto que STAR WARS es una space opera cinematográfica (fantasía épico-espacial, que dice un amigo mío, no sin sentido) comercial y que se nutre con habilidad de elementos poco originales, extraídos de las novelas de aventuras y caballerías tradicionales (los caballeros místicos, el caballero negro, la princesa, el imperio opresor, etc...). Pero todo eso da igual. Porque STAR WARS seduce con su imaginería, su frescor, el magnetismo de sus sencillos personajes, con su hálito aventurero, de tal manera que la originalidad y otros aspectos para valorar su "calidad" son secundarios por no decir olvidables. Lo emotivo se impone, al menos en mi caso, a lo analítico con STAR WARS. No obstante y todo lo dicho, todo en STAR WARS rezuma coherencia intrínseca, verosimilitud en base a su cosmos personal (que ya sé que es fantasía), incluso cuando se nos dice que todo acaece hace mucho tiempo en una galaxía lejana, muy lejana...(un pasado con tintes de futuro para nosotros). Sencillamente porque tiene el hechizante don de atraernos a su interior y hacernos participar de lo que nos cuenta, dejando a un lado la racionalidad. Pues bien, esa coherencia, ese hechizo de que lo fantástico puede ser creído durante lo que dura la obra, queda completamente aniquilada en una de las primeras escenas de esta novela. Una escena con Luke y Wedge Antilles, en el espació, uno en su Ala-Xy el otro con un traje de presurizado, completamente surreal cuando uno se la imagina. La releí 4 veces para ver si es que era yo que la distorsionaba o no me la imaginaba tal cual se describía!!! No digo más. Si la leeis ya me direis. Evidentemente, a partir de aquí, cerré las páginas del libro y hasta hoy (que he vuelto a releerla, sin cambiar de opinión) ha permanecido olvidado en mi biblioteca. Antes de que los más puristas en cuanto a cuando uno puede emitir una opinión sobre algo se me echen encima, decir que no votaré al libro porque sigo fiel a mi idea de no votar sin concluir. Eso no quita que pueda emitir mi opinión legitimamente sobre lo que leí. Cierto que no puedo aventurar si el libro luego mejora o depará atributos ocultos...pero es que para mí, un incondicional de la primera trilogía, fue imperdonable. Y no soy tan radical como un amigo de infancia que tengo, tan fanático de la saga, que yo diría, que de haberlas, hasta sabría conducir una Moto-jet, jeje. Él, tildaría LA TREGUA DE BAKURA de blasflemia para el que tiene a la saga en un altarcito en su corazón. Y de nuevo, no sin razón.

Escrita hace 11 años · 3 puntos con 1 voto · @Hamlet no lo ha votado ·

Comentarios