TIERRA Y LIBERTAD por _567_

Portada de HOMENAJE A CATALUÑA

Sería interesante resaltar brevemente la interminable historia que supuso la publicación de esta novela de Orwell tanto en su país, Inglaterra, como en el país al que retrata desde las entrañas o trincheras de su experiencia vital, España, antes de abordar la impresión que me ha causado esta lectura largamente pospuesta en el tiempo por un motivo tan claro y rotundo como inconcebible en cualquier sociedad moderna: la censura literaria. En el seno de la futura reina británica (1926 nace ella, 1938 la novela), God shave the Queen y afeite el mostacho de George, le costó la ruptura con su editor (un tal Golancz) bajo la manida y, muy actual etiqueta, de ‘políticamente incorrecto’ para fichar posteriormente por un equipo menor pero libertario (Secker & Walburg, a quiénes posteriormente les regaló, con dos cartuchos, Mil novecientos ochenta y cuatro); mientras que en España la publicó, salvajemente mutilada por decreto ley del ministerio de información, la editorial Ariel en catalán y castellano en su edición de 1970, que es la que ha prevalecido hasta¡2003!, sólo la entrada al siglo XXI y la conmemoración del centenario Orwell han podido rescatar del olvido la versión original del texto.

Periodismo literario en estado puro, Orwell oye de cerca los estruendos de las granadas defectuosas, observa con sus propios ojos a la muerte disfrazada de (R)evolución e intenta callar pocas cosas de las que suceden a su alrededor y asimismo a muchas bocas que tergiversan la historia desde la prensa (Inter)Nacional. Se nos alista en el cuartel Lenin de Barcelona en la primera línea del texto, aprovechando así para dejar clara su posición antifascista y marchando a luchar en primera línea del lado republicano en el frente de Aragón; vuelve al meollo condal, ya en la pág.112, con ese estigma sin escrúpulos que representa la experiencia marcada en el careto del que ha padecido el juego suicída de la falta de armamento aprovechable para salvar el pellejo, además de la crudeza del hambre: aquellas ratas como gatos y piojos como sanguijuelas, que merman la condición física de un hombre cualquiera hasta extremos inimaginables, grabada en el ánima de la retina; rapiñando hebras de tabaco y hembras de estraperlo (el amor en forma de esposa residiendo fielmente a su lado durante la contienda en el hotel Continental de la parte alta de las Ramblas; baja paseando un poquito más y piérdete en las callejuelas portuarias, George…). Es entonces cuando asistimos a la rabiosa transformación de una ciudad, de un tiempo y de un país, perdida en su revoltijo de porrón mestizo más que de botijo dictador, varada entre mares de siglas (POUM, PSUC, CNT,…), que lucha hasta la extenuación por una causa común entre ambos bandos, confusos y extasiados de áspero dolor: ¡Que acabe todo esto de una puñetera vez!

Eric Blair (el nombre real que se esconde bajo el eterno pseudónimo de George Orwell) regresó a casa con la impagable experiencia vivida y el proyecto futuro de mantener una conciencia saneada; además del recuerdo de una bala perdida que le atravesó el cuello dejándolo sin apenas voz hasta el final de sus días que lamentablemente sólo duraron cuarenta y seis años. Dejó así de asquearse ante la burocracia administrativa de las ventanillas, dando fe de vida donde asomaba el crepúsculo fallido de las fronteras europeas; y así fue como quiso contarlo a sus lectores, mediante la escritura de sus impresiones personales sobre lo que realmente sucedía en España, centrándose en cómo eran los españoles de entonces, los catalanes, los ciudadanos cualesquiera de una guerra común, hermana, humana y hasta puede que al final hubiera hallado la solución: aunque dejándola para… ¡mañana!.-

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 4 votos · @_567_ no lo ha votado ·

Comentarios

@Tharl hace 9 años

Como siemrpe contundente y buena reseña Krust. No tenía ni idea de que hasta el 2003 la obra estuvo mutilado, me he quedado alucinado.
Orwell me gusta, pero con reparos y hace tiempo que dejé esta obra a la cola de mi whistlist. Trataré de recuperarla, por lo que comentas me puede gustar el tratamiento que da al conflicto.

Un abrazo

@_567_ hace 9 años

Yo si sabía lo de la edición mutilada de la editorial Ariel por eso esperé a que el viento soplara a favor en cuanto a una nueva y más que necesaria publicación del texto original antes de leerlo. El mes pasado lo publicó DEBOLSILLO por el módico precio de 9€, la primera sin censura creo que es de Tusquets en ¡2003!, incluye el estupendo prólogo de Miquel Berga donde se explica todo este tema del que hablamos, me lo compré porque me apetecía tenerlo en propiedad, aprovecho para comentar aquí que no he modificado la editorial ni la carátula actual (preciosa, por cierto) por respeto a esas otras nueve personas de SdL que lo han leído antes que yo… algunas de ellas, si no todas, en la versión amputada, me temo.

Aducía el censor del entonces infausto Ministerio de Información que Orwell era un firme defensor del comunismo al uso en detrimento del franquismo imperante (leyendo este libro, uno se da cuenta de que el autor se siente básicamente anarquista, que es muy diferente, y sobre todo escribe un documento de incalculable valor periodístico y, por supuesto histórico, sobre lo que de verdad ocurría en Barcelona en 1937); además el mismo Orwell no se cortó un pelo al escribir después esa tremenda fábula que es “Rebelión en la granja” que no es otra cosa que una crítica feroz del abuso de poder en la sociedad comunista. ¡Que se lo coman los censores con patatas!

Como creo que te gusta la Historia, sí, puede que te resulte una lectura interesante. ¡Salud!

@Faulkneriano hace 9 años

Estupenda reseña, Krust, y de lo más informativa. Yo leí este verano este libro verdaderamente fundamental para entender , en toda su interminable confusión, la guerra civil (a veces la mirada del extranjero aclara mucho, aunque la posición troskista de Orwell introduce un giro algo extraño para muchos lectores). Usé la edición de Tusquets y leí el aclaratorio prólogo de Berga, sin duda útil. Inolvidable esa dimensión física de la guerra de trincheras en el frente de Aragón y la estampa de una Barcelona convertida en un caos. Este libro es todo un clásico entre los aficionados a nuestra historia contemporánea, y todavía hoy despierta pasiones y posiciones muy encontradas.

@_567_ hace 9 años

La mirada del extranjero ofrece como mínimo una visión neutra del conflicto, sin partidismos, y más si se hace con vocación informativa hacia el exterior. A pesar de la inevitable parcialidad de Orwell y su posicionamiento contra el fascismo, como el mismo comenta en una frase, que subrayé del prólogo, en comunicación con su futuro editor: “Escribo porque hay alguna mentira que quiero desvelar, algún hecho sobre el que quiero llamar la atención, y mi preocupación inicial es la de conseguir ser escuchado”.

Me alegro que también leyeras la versión sin mutilar. El interés histórico de esta novela es indudable, para muchos un texto clave sobre esa Guerra Civil española tan difícil de entender en muchos de aquellos frentes abiertos. ¡Y no hace tanto de eso como queremos creer! La parte del frente de Aragón, narrado desde el interior de las trincheras, me pareció sumamente interesante (¡madre mía que organización militar!); y en cuanto a la caótica y seductora Barcelona revolucionaria pues ya te puedes imaginar. No me extraña que esta novela siga levantando pasiones, tantas como barricadas se levantaron en las calles por aquel entonces. Entiendo lo que comentas sobre la posición trotskista de Orwell, supongo que Andreu Nin (al que pelaron en Alcalá de Henares en 1937, o sea mientras se desarrolla la acción de esta novela) se llevó el secreto a la tumba sobre quién fue y a quién servía realmente el POUM, sin duda uno de los platos fuertes de este interesantísimo documento de guerra novelado…

¡Salud!

@david hace 8 años

Me gustaría comentar que quizás lo mas destacado de la obra sea la clarividencia que parece tener el autor sobre el conflicto que está teniendo lugar. Los juicios emitidos por Orwell a la hora de vaticinar el tipo de gobierno al que va a derivar España si el bando nacional se alzaba victorioso no han hecho más que darle la razón; así como el exhaustivo análisis llevado a cabo por el autor sobre la ilegalización del POUM y la denuncia de la manipulación informativa: una lacra de la que a día de hoy aún no hemos dejado atrás.

En definitiva, Homenaje a Cataluña es la manifestación del genio de un autor que posiblemente de no haber dejado este mundo tan pronto me atrevo a especular que nos habría dejado alguna joya más que estaría encabezando el top de esta página.

Saludos.

@_567_ hace 8 años

Hola David,
Estoy de acuerdo con esa clarividencia de Orwell que comentas, sin duda producto de una postura de ‘observador internacional neutro’, la de un periodista de raza (nada que ver con la chusma que disfraza la verdad y que constituye hoy en día el 4º poder que dobla sus rodillas ante el 1º…). Al igual que tú, pienso que fue una pena que Orwell se fuese tan pronto, vivió poco tiempo pero lo hizo a tope, ahí está su testamento inmortal, con una profesionalidad fuera de toda duda que lo impulsó al Olimpo de los grandes escritores de siempre. Imagina que hubiera aguantado tan solo una década más, lo suficiente para, pongamos por caso, escribir otro par de libros de historias inolvidables o Historia sin tergiversar, como es el caso de esta novela…

Salut!