LOS CIEN GOLPES por Shorby

Portada de LOS CIEN GOLPES

Cuando esta novela vio la luz en su día y se convirtió en un best-seller, la autora aún no era mayor de edad, de ahí que su apellido no apareciese más que como una inicial.

Tuvo que mantenerse en secreto a causa del contenido tan fuertemente erótico de estas páginas escritas con sólo 16 años.


Nos situamos en Sicilia. Frente a sus padres, con los que mantiene una relación superficial, Melissa sigue siendo la dulce y vulnerable princesita que se da cien golpes de cepillo antes de irse a dormir, como buena chica. De espaldas a ellos ya es otro tema.
Tenemos un relato similar a lo que pasa hoy en día, de crías (y críos) erráticas que quieren hacer de todo, quieren madurar antes de la cuenta, dejar atrás la niñez lo antes posible… y se pegan el batacazo del siglo porque solo dan con mononeuronales que no quieren más que sexo rápido y mal hecho.

Espejito en mano, Melissa nos cuenta sus primeras experiencias sexuales (y todas las que siguen), su inicio en prácticas lésbicas, sado e incluso en orgías. Y todo ello a modo de diario, pues el libro no es más que una autobiografía.
En sus páginas, que ya empiezan metiendo caña, vemos una evolución en el personaje principal; al principio ella intenta involucrarse con gente de su edad, con el chico que le gusta -¿a quién no le ha pasado?-, sin embargo pasa de estar ilusionada con el chaval en cuestión, a perder la virginidad siendo usada por él, tal cual.
Y entonces despierta.
Tras sentirse frustrada y humillada, la chica va probando cosas, yendo cada vez a más, asistiendo a fiestas, orgías, intercambios de parejas e incluso acostándose con hombres bastante mayores; todo ello contado de forma muy (muy muy) clara, ya que se desahoga con su diario personal, pero en ningún momento resulta una lectura vulgar, aunque sí cruda.

El libro fue traducido a 17 idiomas, tuvo un boom impresionante en su día, debido a que estaba basado en hechos reales; recuerdo que a mí personalmente me causó gran impacto al leerlo, pues por entonces yo tenía casi la edad de la protagonista (y un pavo importante, dicho sea de paso).

Una novela morbosa e interesante, aunque la literatura erótica no gusta a todo el mundo, pues es más de minorías. Aún siendo lo provocadora que es, llega a emocionar, pues realmente no es más que una niña que pide a gritos ser querida; sin embargo son gritos ahogados, ya que prefiere refugiarse en otras historias.

La recomiendo, junto con su adaptación cinematográfica, Melissa P. (2005), protagonizada por María Valverde.

Frase: “He aquí que vuelvo a empezar siempre la misma historia. Qué puedo hacer, soy incapaz de evitarlo, de probar a quien tengo delante y me gusta. Lo golpeo con cada palabra y cada silencio, me hace sentir bien. Es un juego. “

Escrita hace 8 años · 4 puntos con 2 votos · @Shorby le ha puesto un 5 ·

Comentarios