GRACIAS ENDE por arspr

Portada de LA HISTORIA INTERMINABLE

Ufffff.

Relectura adulta de EL LIBRO de mi infancia, y gracias a dios, pero sobre todo a Ende, no me arrepiento ni lo más mínimo.

Estoy convencido que gran parte del lector que hoy somos se lo debemos a todos aquellos libros que, poco a poco, o mucho a mucho, nos han ido envenenando en esta Historia Interminable desde que fuimos niños. Y por tanto no hay libros malos, ni buenos, todos cumplieron su parte correspondiente en el hechizo. Entre los míos recuerdo a Los Cinco de Enid Blyton, los libros de "Elige tu propia aventura" y derivados, El Hobbit, El misterio de la Isla de Tökland, Bosque Mitago (ya un poquito más adolescente y con potenciales papeletas para relectura), Momo, las Leyendas de Bécquer, etc., etc.

Pero sobre todos ellos brilla en mi memoria el tocho bicolor de La Historia Interminable con las letras en mayúscula bien grandes. Puede que no fuese realmente así, (o quizá sí), pero la gris realidad tiene bastante poca relevancia. En mi recuerdo, y es lo que realmente importa como el propio libro literariamente remarca, este fue EL LIBRO que no pude dejar de leer, el libro que, como se cuenta sobre Bastián, leí metido en la cama cuando ya se suponía que había que dormir hacía bastante tiempo. Este fue el libro que leí 3 veces seguidas. Este fue el libro que releí asiduamente durante toda mi infancia y bastante adolescencia. Y desde luego el libro con el que cabalgué por los aires montado en Fújur (hasta que un imbécil hizo una película con un caniche asalchichado y me jodió el sueño).

Por tanto, y dado que hacía muuuucho tiempo que lo tenía "olvidado", emprender de nuevo la aventura de sus 26 letras capitales me atraía tanto como me aterrorizaba, pues no hace tanto mi relectura de "El cuarto amarillo" fue bastante decepcionante y no quería ni tener que vislumbrar que esto le pudiera ocurrir a mi piedra filosofal por excelencia.

Afortunadamente, nada de esto ha ocurrido y aunque reconozco que soy especialmente subjetivo por toda la carga particular de significado que esta pequeña gran joya presenta para mí, puedo decir que incluso me han gustado especialmente las connotaciones literarias sobre la creación, la imaginación, la evasión que ella misma supone y, por supuestísimo, sus peligros asociados (que se lo digan al Quijote), que no recordaba tan nítidamente. Y además he disfrutado con malicia, quizá saliendo a flote mi tendencia lógico-matemática ("Gödel, Escher, Bach, un eterno y grácil bucle"), la propia connotación recursiva del libro, del concepto atemporal de la creación y de la sutil frontera que realmente existe entre crear frente descubrir incluso en el arte (una historia o una poesía ¿son creadas por el autor? o ¿simplemente puestas de manifiesto desde sus vivencias?).

Por tanto, y nunca lo podré aseverar con mayor seguridad, le pongo un 10 porque me da la real gana, me sale del centro de mi alma y porque no puedo ponerle un 15.

Finalizo como comencé mi reseña. Muchísimas gracias Ende, a lo peor sin ti y tus maravillosas obras (y en particular esta), no habría acabado de leer previamente "Las vírgenes suicidas" o un poco antes "El diablo a todas horas".

Escrita hace 8 años · 4.9 puntos con 7 votos · @arspr le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@_567_ hace 8 años

Pues mira, no lo he leído pero lo tengo aquí en mi biblioteca. ¿Por qué no lo he leído aún? pues no se, supongo que porque me quede frito viendo la peli en su momento, pero me has convencido y ya que lo tengo a mano intentaré hacerle un hueco pronto porque me apetece leerlo. Mi edición es la de Alfaguara (ahora le estoy echando un vistazo y veo eso ‘De la A a la Z con letras y dibujos de Roswitha Quadflieg’), lo digo más que nada porque la ficha, como casi todas en esta página, esta hecho unos zorros. La arreglo un poquillo y ya te contaré cuando lo lea…

@arspr hace 8 años

Es que lo de la película es para fusilar, (con balas oxidadas y sin mucha puntería para alargar la agonía), a más de uno y a más de dos.

De hecho "las películas" para mayor agravio del pobre Ende.

(Yo creo que el cáncer de estómago que le acabó matando le surgió de la tamaña indigestión que sufrió al ver el asesinato con alevosía, premeditación y tintes de crimen de guerra que supusieron).

@Tharl hace 8 años

Ha llovido mucho desde que en mi infancia disfrute la obra de Ende. Recuerdo sus personajes, un leve tono de fàbula, una estructura de partes y capitulos muy marcados y segmentados y poco mas.

Para mi no supuso tanto como contigo, pero desde luego leer reseñas tan agradecidas y honestas como la tuya concilian a uno con la literatura y la fantasia (que falta hace) y sobretodo, anima a (re)leer el libro

@_567_ hace 8 años

No tengo ninguna duda de que estamos ante una OBRA MAESTRA tan atemporal como descomunal, que además espero que trascienda al futuro de la humanidad y sea descubierta todavía por muchísimas generaciones de lectores, tengan la edad que tengan y habiten el país que habiten.
Una vez leído ese fantástico inicio de una docena de páginas, posiblemente una de las mejores introducciones que un servidor ha tenido ocasión de leer hasta la fecha, o sea Bastián entrando en la librería de ocasión del señor Koreander, algo me dijo que debía prepararme, concentrarme y poner los cinco sentidos, para poder así disfrutar de una sesión de goce lector de alto voltaje. Así ha sido.

Gracias a Ende y a tí por el empujón…

@arspr hace 8 años

@Krust. Me alegro que te haya gustado aunque era una apuesta muy, muy segura. Realmente uno tiene que tener unos más que peculiares gustos para que este precioso canto a la imaginación, la lectura y las relaciones personales no le resulte al menos agradable.
@Tharl. Muchas gracias por las flores.

@Hamlet hace 8 años

Buena reseña, Arspr, auténtica y sentida. Hará cosa de un año ( o dos ) volví a releer este clásico de la literatura infantil/juvenil ( y lo digo sin ningún tipo de menoscabo sino al contrario ) y aunque, al igual que tu, lo empecé con el sobrevenido temor de que defraudara mis recuerdos rapidamente me reencontré con una lectura absorbente y maravillosa, un incontenible caudal de imágenes y escenas imborrables, amén de unos "mensajes" más que interesantes. Y es que, como bien apunta Krust, Ende nos agarra desde el primer momento para no soltarnos, no ya al final de las páginas, si no durante toda una vida.
Precisamente, recientemente, he comenzado a leer "Momo" y, aunque es un libro distinto, he vuelto a encontrar la "magia Ende" en plena ebullición. Su capacidad para crear cuentos originales, fascinantes y henchidos de "mensaje" es sobrecogedora. Consigue aunar ambas cosas con mano maestra, como el mejor de los fabuladores. El "mensaje" nunca lastra la pura narratividad del cuento, ni al contrario, consiguiendo un perfecto equilibrio donde una encantadora historia, una prodigiosa aventura, nos lanza a un buen número de reflexiones más allá de las que ofrecen sus páginas ( muy interesantes, por cierto ). Buena nota deberían tomar otros autores, de los de ahora, que cultivan el género fantástico-juvenil de Ende. Sus novelas no sólo fascinan sino que emancipan; no son pura superchería sino pura y genuina literatura.

@Faulkneriano hace 8 años

Arspr, me parece muy bien que rindas culto a tus lecturas "iniciáticas", aunque hay jerarquías: Ende es mejor que Enid Blyton, pongo por caso. Yo lo leí en la mili (vaya contraste: parecía un Bastián talludito refugiado en las oficinas del juzgado militar) y siempre me ha parecido un buen ejemplo de literatura fantástica y una gran influencia, confesada o no, para muchos practicantes del género. No comparto, claro, tu entusiasmo (muy legítimo): las lecturas de mi niñez son otras bien distintas.

La historia interminable es pura narración, sin las molestas injerencias moralistas de Momo, pongo por caso (un libro que me gusta bien poco)

@arspr hace 8 años

@Faulkneriano. Je, je, respecto a la calidad de las lecturas: no te voy a pedir que valores la convivencia en la misma frase de Blyton y Bécquer.

Y tampoco comparto tu apreciación de Momo. Mira que, como insisto habitualmente, considero que es mucho mejor que los libros hablen por sí solos, (aunque tampoco recuerdo este libro como de mucha "chapa en la oreja"), pero lógicamente en un libro para niños las cosas hay que explicarlas un poquito más de lo "normal" (y hay que dejar otras muchas, como Momo hace, meramente insinuadas para adultos).

@Hamlet. Estoy totalmente de acuerdo con la figura de "emancipación" que indicas. Es imaginación en estado puro, es vivir cada una de sus frases como si realmente estuviera ocurriendo. Y con el extra de que precisamente esa emancipación es uno de los temas centrales.