LA MUJER EN CHINA por Minaith

Portada de LA MADRE

La novela está muy conseguida. Es dura y trágica, pero no patética. Buck escribe con imparcialidad, quizás con la serenidad de las filosofías chinas que resta importancia a las, en fin, irrelevantes desgracias humanas. La novela no es optimista ni pesimista; no hay opinión ni conclusiones, todo es tan impersonal que ni uno de los personajes da a conocer su nombre. Sin embargo (¿o quizás por ello?) la novela es lectura agradable y honesta. Si nos aferramos a lo material y a la permanencia, entonces es dolorosa y deprimente.

Escrita hace 11 años · 0 votos · @Minaith le ha puesto un 8 ·

Comentarios