FANTASMAS VIKINGOS EN LA CIUDAD DE LAS BRUMAS por Hamlet

Portada de FOG

*Es un hecho que el género detectivesco o policiaco desde sus primeras manifestaciones, en forma de novela, siempre ha contado con el favor del gran público y de un nada despreciable número de incondicionales seguidores. Evidentemente fue ese éxito el que procuró su rápida difusión a otros medios como el cine, la televisión y, como no, el cómic. Probablemente la clave de su notoriedad tenga que ver con en esa generalizada atracción por el misterio, por el crimen plagado de enigmas, que lleva a tantos y tantos lectores a seguir con fruición hasta la última pista de estos intrigantes "casos". Y es que el intentar desentrañarlos, antes de que lo hagan los propios personajes protagonistas, siempre ha tenido su qué.

El género policiaco se considera que nace como tal con el personaje de Auguste Dupin, el detective no profesional hijo de la mente de Edgar Allan Poe que protagonizó los relatos "Los crímenes de la calle Morgue" (1841), "El misterio de Marie Rôget" (1842) y "La carta robada" (1844). Pero él sólo sería el Adán de una cuasi infinita prole de vástagos en la que destaca, por méritos propios, el detective morfinómano de Arthur Conan Doyle, el sin par Sherlock Holmes.

No es casualidad que muchos de estos detectives de ficción corrieran sus aventuras en la Inglaterra victoriana como tampoco lo es que las primeras obras de este floreciente y tupido género nacieran en esas fechas. Y es que es en esos años y en esas latitudes donde tuvo el privilegio de aparecer la ciencia o disciplina de la criminología.

Pues bien, los autores de la serie que os traigo hoy, aparecida por primera vez en España en agosto de 2004, parece ser que tenían muy presente al concebirla a los clásicos del género detectivesco, de tal forma que su obra recupera en gran medida el singular sabor de aquellos.

Fog es el título genérico de una serie de seis volúmenes agrupados a su vez en tres arcos argumentales o "casos", en los que se mantiene el dúo de investigadores protagonistas. Los dos primeros de ellos son "El túmulo" y "el destino de Jane", y vienen seguidos de "El devorador de almas", "Las arenas del tiempo", "La memoria robada" y "Remember".

"El túmulo" da comienzo en unas excavaciones arqueológicas en las islas Shetland, en las postrimerías del siglo XIX. En ellas, un famoso arqueólogo, de nombre Sir Thomas, ha encontrado el túmulo en el que descansan desde hace cientos de años los cuerpos y tesoros de dos sanguinarios vikingos, Viga-Jön y Haakon. Los aldeanos y el párroco local se encuentra muy alterados porque están convencidos de que esta profanación traerá funestas consecuencias. Y no se equivocan...

Con una elipsis temporal de semanas, la acción se traslada de la inhóspitas Shetland al bullicioso y brumoso Londres, donde un grupo de policías de Scotland Yard se encuentran reunidos con motivo del reciente asesinato de dos joyeros a hachazos; dos salvajes asesinatos que parecen estar vinculados de alguna forma a la maldición del túmulo, a los fantasmas de Viga-Jön y su hermano Haakon...

De esta forma,"Fog: el túmulo" fusiona hábilmente el género de detectives con el del terror sobrenatural, como ya se había ensayado antes en innumerables obras, obteniendo un resultado francamente bueno. No seré yo, por eso, el que os desvele hacia que lado se decanta la resolución final, si hacia el más allá o el más acá. Tendréis que comprobarlo por vosotros mismos.

En este primer arco argumental de Fog, los autores nos presentan a los investigadores que protagonizarán el resto de la serie, pero con la gracia añadida de que no sabemos exactamente quienes son éstos, ya que son dos dúos los que se encargan de ello; por un lado los dos detectives de Scotland Yard, Andrew y Julian, y por el otro la hija del arqueólogo que profanó la tumba, Mary, y el periodista Rupert Graves.

"El túmulo" y "El destino de Jane" ofrecen con un alto nivel de calidad todos los ingredientes exigibles a este tipo de narraciones. Hay intriga, misterio, acción de la más diversa, crímenes, giros sorprendentes, personajes interesantes, también sospechosos, y, en definitiva, entretenimiento de principio a fin.

Puede que Fog no aporte nada nuevo al género, pero que más da si es una buen ejemplo de la quinta esencia del mismo. Una estupenda muestra de por qué este tipo de relatos nunca pasan de moda y siempre gustan.

A nivel gráfico el trabajo de Seiter es también estupendo, una muy conseguida y expresiva visualización del laborioso guión de Bonin. Me ha encantado su estilo semi-realista, sus angulosos rostros, y su tendencia a realizar "picados" en muchas de sus viñetas.

Con su formidable trabajo consigue sumegir al lector a la perfección en la narración y en ese Londres atmosférico, tenebroso, perfecto escenario de los crímenes más horrendos y de las intrigas más elaboradas.

Quizás lo que menos me ha gustado en este aspecto es el color , que queda reducido a unos omnipresentes tonos sepias. Es una opción tan válida como cualquier otra, y sus razones tendrían los autores, supongo que para darle un tono más atmosférico a todo el relato, pero considero que con una paleta más amplia el cómic hubiera ganado en lo visual.

Resumiendo, que si os gusta el género policiaco clásico, las historias a lo Sherlock Holmes, el Londres victoriano de la ficción, siempre envuelto en nieblas y acechante en peligros, sus callejones, sus puertos, sus burdeles, sus misterios...este cómic no se os debe escapar. Si buscáis bien, incluso podéis encontrarlo a un precio reducido, de absoluta ganga, ya que está descatalogado aunque sea fácil encontrarlo de saldo. Yo encontré la totalidad de la serie por 30 euros ( pasta dura, buen papel... ¡¡¡ a cinco euros cada uno!!! ). A ver que me deparan las cuatro entregas que aún me quedan por leer pero, leídas estas dos, la cosa pinta bien.

(* Si queréis leer esta reseña con imágenes del cómic en cuestión, para haceros una mejor idea de lo tratado, podéis hacerlo en: http://dentrodellaberinto-jareth.blogspot.com.es/2013/01/fog-el-tumulo-el-destino-de-jane-de.html )

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 8 ·

Comentarios