EL BUQUE MALDITO por Shorby

Portada de EL BUQUE MALDITO

De siempre he sentido predilección por las historias de piratas, así que cómo no iba a ser fan de este señor.

Estamos en un barco, donde un tripulante se emborracha más de la cuenta… y es que nuestro amigo beodo no es un grumete cualquiera. No recibirá el castigo debido porque no es otro que el contramaestre, un hombre que siempre se ha comportado de manera correcta, aún bebiendo.
Su sanción será contar doce historias al caer la noche, durante doce días, acompañado de su vino añejo preferido. Ni que decir tiene que a Papá Catrame no le gusta nada hablar.

Así, nos adentramos en un libro casi de relatos, todos ellos con Catrame de protagonista contándolo en primera persona.

Tendremos historias de las míticas sirenas, de típicos animales marinos como son las morenas o las serpientes de mar; conoceremos la historia del buque maldito, que pone los pelos de punta a los marineros que escuchan a Catrame. Sabremos el significado de la cruz de Salomón o lo que sucede cuando oímos la campana de los muertos yendo a bordo de un barco, así como apariciones de fuegos misteriosos. ¡Y hasta una historia de ratas!

El tío Catrame nos hace oyentes, junto al resto de la tripulación, y partícipes de su vida, sus inicios en el mar… a la vez que el señor capitán no hace más que vacilarle, ya que no se cree las historias de fantasmas.
Aunque quizá no sean tan fantasiosas como este hombre cree…

Una lectura muy entretenida –sobretodo si gusta el género- escrita de forma muy amena y con algún pasaje bastante divertido (sobretodo por las expresiones que usa), como viene siendo costumbre en Salgari, lo cual hace que se lea bastante rápido.

Bienvenidas sean las historias de piratas. ¡Por Baco!

Escrita hace 8 años · 3.7 puntos con 3 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@sedacala hace 8 años

¡Por Baco! digo yo también, coinciden en la misma lectura Shorby y Sedacala.

Este libro lo leí dos veces, la primera con unos catorce años. Me pareció fascinante y me metió en el cuerpo para el resto de mi vida un interés casi irracional por las cosas de la mar. ¡El buque fantasma! ¡El holandés errante! el barco aquel que surcaba los mares sin tripulación en una inacabable derrota.

Luego, me picó la curiosidad y la volví a leer hace un par de años. Ahora es otra cosa, está claro, pero sigue manteniendo un encanto un poco naif, que es muy agradable. Sin duda el Salgari que más me ha gustado, mucho más que el tigre malayo, ese Sandokán un poco chulesco que no me caía nada bien.

Veo, que también coincidimos en la valoración.

@Shorby hace 8 años

La verdad es que sólo he leído dos libros del autor y con ambos me lo he pasado como una enana!! =)