TREINTA POSTALES DE DISTANCIA por Shorby

Portada de TREINTA POSTALES DE DISTANCIA

Nuestra protagonista es Sofía, una chica –un poco desastre- que reside en Mallorca y decide dar un cambio radical a su vida… así que se marcha a vivir a Málaga, ciudad descrita tan a la perfección que casi parece que paseemos por sus calles. Acaba de dejar su relación con Alex, su novio de hace años, por lo que quiere darse un respiro. Y qué mejor sitio, pues allí veraneaba en su infancia, con su amigo Manu, con el que retoma amistad; es un personaje super gracioso, me ha encantado.
Todos los días coincide en el ascensor con su vecino Jaime, al que iremos conociendo poco a poco, descubriendo a todo un supersticioso… que también es un poco mamoncete.
En general, los que pasean por la novela son personajes realmente creíbles, con los que te puedes encariñar (sin duda me quedo con Manu, que me ha enamorado) e incluso a los que podrías conocer o tener en tu círculo de amigos.

Siempre he dicho que me gusta mucho el chick-lit, es un género ameno y fresco, como este libro; una historia original y divertida, en la que es fácil adentrarse, con un punto tierno que me ha gustado mucho.
Una lectura ágil y dinámica, llena de sentimientos de lo más variado, ya que pasamos de la atracción a la diversión, llegando a los malentendidos, e incluso ¿por qué no? esa mariposilla en el estómago.
Perfecta para verano. O para leer en un par de tardes.

Por cierto, el porqué del título… sólo se desvela leyéndolo.

Escrita hace 9 años · 4.5 puntos con 2 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios