VENCER AL DRAGÓN Y A LA MEDIANÍA LITERARIA por EKELEDUDU

Portada de VENCER AL DRAGÓN

Alguna vez,, siglos atrás, las Tierras de Invierno estuvieron defendidas por los soldados del Rey de Bel, hasta que éste concluyó que no valía la pena gastar pólvora en chimangos, que aquella región no era mucho más que un páramo, y que los soldados eran necesarios en otras partes y para cuestiones más relacionadas con la política que con los intereses del pueblo. Desde entonces, los habitantes de las Tierras de Invierno tuvieron que arreglárselas solos, incluso cuando, en una oportunidad, apareció un temible dragón, con el que acabó John Aversin, barón de Alyn.

Varios años después de aquella hazaña, el dieciochoañero Gareth de Magloshaldon, va a lasTierras de Invierno en busca de Aversin. Procede de Bel, sabe del héroe porque hay baladas en su honor y recurre a él porqueun nuevo dragón devasta el reino. Intentando rescatar a una mujer de unos malhechores, finalmente ella termina salvándole el pellejo a él. Le complace poco enterarse de que esa mujer. Jenny Waynest, es hechicera y amante de Aversin, ante quien lo conduce. El héroe de Alyn resulta todo un desencanto para Gareth: es más bajo que él, usa anteojos, se enloda criando cerdos, tiene un estudio atestado de cachivaches insólitos (nos recuerda un poco, en este sentido, a Arthur Wesley acovachando objetos muggle en HARRY POTTER) y concede a la lectura una importancia que al muchacho se antoja desmedida. Además, no venció al dragón de Alyn (considerado una criatura espléndida aunque peligrosa) con métodos estrictamente honorables, y lo mató sólo porque amenazaba a la gente bajo su protección. Jenny, quien ha dado dos hijos a John,, no resulta muy impresionante, por su parte, como hechicera, ni como madre, ni como amante. No como hechicera, porque su amor por John y por sus dos hijos fue lo suficientemente grande para interferir en su aprendizaje mágico. No como amante o como madre, porque ella y John viven en distintos hogares, y los dos niños se crían con el padre. Ni ella ni él son jóvenes ya, aunque tampoco sean ancianos.

La posibilidad de que se compongan nuevas baladas en su honor cantando su victoria sobre un segundo dragón no tienta a John, cuyos intereses se centran en Jenny, en los niños y en cumplir con sus deberes como señor de una comarca ciertamente dependiente de su protección. No obstante, hay cosas que no está en sus manos solucionar, pero que sí podría resolver el Rey. Como Gareth asegura que éste ofrece lo que quiera a cambio de matar al dragón, Aversin termina cediendo, y parte hacia Bel con el muchacho y con Jenny, que insiste en acompañarlo y que se angustia cuando, por artes adivinatorias, cree intuir que esa aventura será el fin de John. Por el camino, Gareth, desestimando consejos tanto de ese héroe que no lo parece como de la hechicera, se mete en una imprudente aventura y habrá que rescatarlo. Y hasta aquí, todo bastante trivial; pero las cosas se ponen más interesantes cuando llegan a destino. Allí Gareth, ya más achicado y respetuoso de John y Jenny, confiesa haberles mentido (no diremos en qué), cosa que ellos venían sospechando aunque a la vez intuyendo que, pese a ello, es confiable. Además, los recibe la amante del rey, Zyerne, otra hechicera cuyos poderes son inmensos, según Gareth, y que por lo mismo despierta envidia en Jenny, cuyo sueño imposible es progresar en las artes mágicas, y se siente mediocre por lo poco que sabe.

Dónde están los verdaderos mediocres, es algo que uno empieza a preguntarse cuando Zyerne se lleva a su casa a los recién llegados. Ha organizado una cena en honor a éstos. En realidad, planea divertirse a sus expensas. Considera a John y a Jenny un par de rústicos, y piensa exhibirlos y ridiculizarlos sutilmente ante los demás invitados, sobre los que ejerce una perniciosa influencia; y Jenny se siente mortificada solamente por esas intenciones, de las que es la primera en enterarse oyendo furtivamente ciertos diálogos, Pero John, quien llega tarde a la cena, logra que a Zyerne el tiro le salga por la culata. No especificaremos cómo, pero digamos que es muy duro, para quien se cree el centro del universo, hacer el papel de vulgar satélite sólo detectable con los más poderosos telescopios...

La trama se complica porque hay líos políticos de por medio, porque el asunto del dragón ha provocado encarecimientos de precios, porque el pueblo más depauperado que nunca exige chivos expiatorios para la crisis que afronta y porque no queda claro el verdadero papel de Zyerne en todo ese asunto.

VENCER AL DRAGÓN es una novela fantástica orientada mayormente a un público adulto. También se dijo que EL HOBBITT o HARRY POTTER eran para chicos, quizás se haya dicho (no me consta) que EL SEÑOR DE LOS ANILLOS era para jóvenes. La verdad es que todas esas obras, y ésta otra, son novelas para amantes de la buena literatura fantástica, y a no complicarlo más. En el caso de VENCER AL DRAGÓN el calificativo de "para adultos" se explica por los personajes más profundos y mejor delineados y con intereses y motivaciones definitivamente adultos. No obstante, creo que los más jóvenes harían bien en acercarse a esta obra tan interesante como imprevisible. Como Gareth y a través de él, redefinirían su noción de héroe, en esta época nuestra tan necesitada de héroes. John, que mató a un dragón, parece sin embargo más heroico en otras situaciones, todas a partir de la cena en casa de Zyerne. Quizás porque, en la literatura fantástica, matar dragones no parece tan difícil, habiéndolo logrado tantos; mientras que lo jodido, aun en la vida real, es hacer lo correcto aun a contramano de la masa, o salir con gallardía de situaciones embarazosas... Y especialmente si a cambio uno no recibe aplausos, baladas ni chica con la cual quedarse.

Y a todo esto, ¿ aparece en algún momento el dichoso dragón? Por supuesto que aparece. Que resulte ser un Glaurung o un Ancalagon, es ya otro tema. Ya se ha dicho que esta es una novela imprevisible... Y definitivamente, y para agradecer, ninguna copia de Tolkien, Ursula K. Le Guin, ni de ningún otro autor ya consagrado.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 10 ·

Comentarios