UNA DE MONSTRUOS, JIRÓN Y ESPADA por Hamlet

Portada de JIRÓN NEGRO. ORIGEN

(* Esta reseña con imágenes podréis encontrarla en: http://dentrodellaberinto-jareth.blogspot.com.es/2012/08/jiron-negro-volumen-1-origen-de-busquet.html )

Tras su premiada "La revolución de los pinceles", los catalanes Josep Busquet y Pere Mejan nos presentan en "El jirón negro: Origen" al peculiar personaje que da inicio y nombre a una, esperamos, larga y exitosa saga que hace de la acción y el humor negro sus principales caballos de batalla. Pero veamos de qué trata el Jirón Negro...

En una innominada ciudad, de una indeterminada Edad Media con tintes fantásticos, aparece por vez primera el Jirón Negro, una especie de antihéroe enmascarado que se enfrenta con las monstruosas criaturas que pululan por la noche, aterrando y devorando a los desvalidos ciudadanos, y lo hace en pos de...( el que espere que diga honor, justicia, venganza y motivaciones por el estilo va errado, éste no es su cómic ni el Jirón su héroe, aunque difícilmente lo pueda ser de alguien) como decía..., en pos de dinero, alcohol y mujeres. Y es que el Jirón Negro de alguna manera es una versión humorística y rufianesca de los prototipos heroicos tan dados en el género de aventuras o de superhéroes o, lo que es lo mismo, una divertida subversión de éstos. Para empezar el propio Jirón es un vampiro. No un vampiro atractivo, noble, y refinado como quisiera su lord padre, si no un vampiro a lo nosferatu, es decir, esmirriado, feo, calvo y de vestir andrajoso, aunque tremendamente fuerte y feroz. Cuando adopta su atuendo de Jirón su imagen y porte tampoco mejoran demasiado, aunque pase a cubrirse con una raída capa negra y una capucha de puntiagudas orejas. Además del Jirón en la ciudad hay otros que se enfrentan a los monstruos, aunque estos sí, con fines más altruistas. Son los héroes, una especie de freakis ingenuos e idealistas, que centrarán las iras del Jirón, en su pretensión de enojar a su arrogante padre que lo tacha de "oveja negra". Me pareció especialmente divertido el encuentro del Jirón con "El justiciero del Martillo", una indisimulada parodia del Thor de Marvel. O el innegable parecido del Jirón a Batman (caricaturesco, se entiende), que no sólo se limita a su aspecto sino a su costumbre de moverse por los tejados y reposar junto a graníticas gárgolas. Me ha recordado mucho a Dave Sim y su Cerebus, que gustaba también de introducir claras referencias paródicas a los super-héroes, como por ejemplo su trastornado y metamórfico Cucaracha Luna. El Jirón y Cerebus también comparten su frecuente malhumor y genio, tras lo que se esconden ciertas debilidades y carencias. No obstante, las semejanzas no van mucho más allá ya que donde Sim se mostraba tremendamente ambicioso, tanto en el modo narrativo como en las complejidades de sus historias, Busquet se muestra bastante más comedido en sus aspiraciones, que parecen no van más allá que las de puramente entretener y sacar alguna que otra risa. Donde Sim se planteaba complejas críticas a estamentos históricamente importantes como el poder político o religioso, Busquet, mucho más modesto, utiliza a éstos sólo en el sentido de que vehiculan situaciones trepidantes e hilarantes. Por ejemplo, y como no podía ser de otra forma en un cómic de contexto medieval con monstruos incluidos, aparece la temida Inquisición, que luego se verá para sorpresa del lector utiliza recursos no tan lejanos a aquello que combate.

El album está estructurado en cortos capítulos o escenas que tienen por título alguna palabra que adelanta ya mucho sobre los mismos.

En cuanto a lo gráfico consideró que el trabajo de Mejan es el idóneo para el tono de la historia y del personaje. No obstante, en algunos momentos se echan a faltar unos fondos más trabajados en la línea de la BD. Está claro que el dibujante centra todo el peso en sus personajes, en sus movimientos, sus planos, y en definitiva en el efectismo que consigue con muy pocos elementos dentro de cada una de sus viñetas. Aparte del correcto uso que hace Mejan del blanco, del negro y de los grises, me han gustado especialmente las imágenes del Jirón envuelto en sombras.

El humor, baza fundamental del cómic, viene dado tanto de forma dialogada como visual (impagable la imagen del jirón orinando en una estatua femenina que representa a la Justicia), también por la combinación de ambas. Es un humor en la línea del humor que se lleva ahora: contundente, políticamente incorrecto, gamberro y con mala leche. Y no lo digo en un sentido negativo, que conste.

El otro caballo de batalla, la acción, tampoco está nada mal porque, pese a no darse situaciones especialmente originales, el dibujo de Mejan es lo suficientemente ágil y vibrante para dotar de interés a este tipo de escenas.

Todo y lo dicho, el cómic no renuncia a ir dotando poco a poco de relieve al aparentemente frívolo Jirón. A lo largo de sus páginas iremos conociendo su relación con las mujeres y con su padre, que nos darán alguna información del por qué de sus actos y su personal idiosincrasia. Y todo ello de forma bastante acelerada ya que el cómic se lee en lo que dura un suspiro.

En definitiva, Busquet y Mejan sientan con este primer volumen las bases para una serie que parece prometer mejores entregas. Leyendo el Jirón he pasado un rato agradable, entretenido, con algunas risas, pero no he llegado a desprenderme de la impresión de que podría llegar a ser mucho más de lo que en realidad es. Está claro, y sin querer establecer comparaciones, que muchas sagas no dieron en su primera entrega lo mejor de si mismas, si no que necesitaron algo de rodadura para llegar a sus cotas más elevadas. Tengo la impresión de que el Jirón es una de esas sagas y que en esta primera entrega, por encima de todo, los autores necesitaban sentar los cimientos del personaje y del cosmos en que éste desenvolverá sus andanzas. Pienso también que esa necesidad es la responsable de no haya una originalidad mayor en la historia. Pero bueno, esto son solo conjeturas mías. La verdad es que espero con ganas la aparición del segundo volumen "Sombras" y que se confirme mi impresión de que la serie irá a más, así que me sumo a la proclama que el Jirón hace sobre si mismo...¡ larga vida al Jirón Negro !

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 6 ·

Comentarios