LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER por Shorby

Portada de LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER

Este es uno de esos libritos que encontré por casualidad en una de mis visitas a las librerías de segunda mano donde suelo comprar.
Todo un descubrimiento.

Para contarnos esta historia, nuestro narrador se remonta a la época en que aún se subía a los árboles porque quería volar, es decir, su niñez y adolescencia.
Así nos sumergimos en sus recuerdos, expuestos con la voz del crío. Además de su faceta “pajaril”, nos habla de sus clases de piano con una profesora petarda y rancia; de Carolina, la niña con el vestido amarillo limón por la que estaba colado –y que más tarde le desencantó-; de cómo aprendió a montar en bici, aunque le costó un triunfo… y sí, del Señor Sommer.
Este hombre llegó, junto con su mujer, a Unternsee y sin embargo nadie sabía nada de ellos, salvo que la mujer se dedicaba a hacer muñecas, pues no se relacionaban con nadie del pueblo.
Él era un personaje misterioso, solitario y pellejoso. Su única afición era andar… y andar y andar… Todos los días caminaba sin parar, recorriendo la región de punta a punta, con la única compañía de una mochila y un bastón (salvo en invierno, que también llevaba un gorro y demás).

Los habitantes de la aldea, aprendieron a vivir con su presencia, mientras que el crío se moría de curiosidad por saber más de él, a dónde iba durante el día, etc.

Lo compré porque me llamó la atención la portada (la edición es una monada), y lo cierto es que me sorprendió, pues lo que en principio aparenta ser un simple cuento, nos deja un curioso suceso agridulce que solo descubriremos al final de sus páginas.

Dentro encontramos una historia muy disfrutable, bajo óptica infantil, para mayores, acompañada de las ilustraciones –la mar de majas- del bueno de Sempé.

Y no, aún no he leído “El perfume”.

Escrita hace 9 años · 3.7 puntos con 3 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@lucero hace 9 años

Una novedad para mí, no sabía que tenía esta obra, por lo que decís, accesible a lectores juveniles.

@Shorby hace 9 años

Sí, pueden leerlo críos perfectamente. Aunque una persona adulta no lo va a encontrar tampoco infantil =)