ESTE LIBRO CONTIENE LA MEJOR DISERTACIÓN SOBRE EL AMOR QUE HA DADO LA LITERTURA... por salakov

Portada de LA BALADA DEL CAFÉ TRISTE
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Ah, el AMOR. Todas con mayúsculas. ¿Qué es? ¿Qué no es? ¿Qué texto de cabecera tenéis que lo defina mejor? ¿Qué párrafo?

Esta novela corta, con la sureña y el enano que encierran, y ese hombre imposible, y ese triángulo maldito, y todo lo demás... contiene a mi modo de ver la mejor disertación sobre el AMOR que ha dado la Literatura.

Os la transcribo a continuación para quienes la queráis leer -es muy breve, pero es ambrosía-; y para quien no, pues que detenga aquí sus ojos...



____________________________________________________________________

"En primer lugar, el amor es una experiencia común a dos personas. Pero el hecho de ser una experiencia común no quiere decir que sea una experiencia similar para las dos partes afectadas. Están el amante y el amado, y cada uno de ellos proviene de regiones distintas. Con mucha frecuencia, el amado no es más que un estímulo para el amor acumulado durante años en el corazón del amante. No hay amante que no se dé cuenta de esto, con mayor o menor claridad; en el fondo, sabe que su amor es un amor solitario. Conoce entonces una soledad nueva y extraña, y ese conocimiento le hace sufrir. No le queda más remedio que una salida: alojar su amor en su corazón del mejor modo posible. Tiene que crearse un nuevo mundo interior, un mundo intenso, extraño y suficiente. Permítasenos añadir que este amante no ha de ser necesariamente un joven que ahorra para un anillo de boda, puede ser un hombre, una mujer, un niño, cualquier criatura humana sobre la tierra.

Y el amado puede presentarse bajo cualquier forma. Las personas más inesperadas pueden ser un estímulo para el amor. Por ejemplo, un hombre que es ya abuelo que chochea, y sigue enamorado de una muchacha desconocida que vio una tarde en las calles de Cheehaw, hace veinte años. Un predicador puede estar enamorado de una perdida. El amado podrá ser un traidor, un imbécil o un degenerado, y el amante ve sus defectos como todo el mundo, pero su amor no se altera lo más mínimo por eso. La persona más mediocre puede ser objeto de un amor arrebatado, extravagante y bello como los lirios venenosos de las ciénagas. Un hombre bueno puede despertar una pasión violenta y baja, y en algún corazón puede nacer un cariño tierno y sencillo hacia un loco furioso. Es sólo el amante quien determina la valía y la cualidad de todo amor.

Por esta razón, la mayoría preferimos amar a ser amados. Casi todas las personas quieren ser amantes. Y la verdad es que, en el fondo, convertirse en amados resulta algo intolerable para muchos. El amado teme y odia al amante y con razón; pues el amante está siempre queriendo desnudar al amado, aunque esta experiencia no le cause más que dolor."

(Carson McCullers - La Balada del Café Triste)

Escrita hace 9 años · 3.4 puntos con 7 votos · @salakov le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@_567_ hace 9 años

Ante todo, comentar que "La balada del café triste" me ha parecido un relato excepcional, empezando por su construcción a modo de perverso cuento existencial (de esos que los abuelitos contarían a sus nietos en una sofocante noche de agosto en algún lugar perdido del sur de los EEUU mientras miran las estrellas desde un balancín que cruje en el porche, ya sabes, criink, criiink…); y acabando por esa descomunal final donde Carson McCullers reúne a todos los personajes en un memorable… ajuste de cuentas contra ellos mismos, contra los que los rodean, y sobretodo contra ese jodido pueblo que los oprime a todos de un modo tan asfixiante.
Es un historia 10, sobresaliente en mi opinión, lástima que el resto de relatos de la novela no raye a la misma altura y se me antoje algo irregular aunque muy interesante también, y algún otro relato más flojo como “Wunderkind” o “El transeúnte” que no me gustaron demasiado… Total, la media me salía de 7 que en todo caso sería una lectura notable. Pero repito, la balada es sencillamente MAGISTRAL y como tal MUY RECOMENDABLE.
Estoy seguro que jamás olvidaré a Miss Amelia Evans, ni por supuesto al jodido primo Lymon o Marvin Macy y sus apabullantes apariciones, tanto en la boda inicial como en su vuelta al redil una vez cumplida condena… de hecho, tremendos también todos y cada uno de los personajes secundarios que frecuentan el café en cualquier momento, especialmente los sábados por la noche.
Me gustó muchísimo ese extracto que incluyes, lo recuerdo perfectamente al ser una lectura tan reciente. De hecho me llamó poderosamente la atención y puede que vuelva a comentar algo más al respecto. Por cierto, no creo que esta reseña sea spoiler ni siquiera cuando la situamos en el contexto del relato… ¿a quién crees que se refiere esta brutal disertación? Amelia-Marvin o Amelia-Lymon. ¿Sabes? Una de las cosas que más me gustó fue la manera en que la autora te plantea la relación del jodido enano jorobado con su ¿prima lejana?, te sugiere algo que no acaba de explicar, pero creo intuir (yo, como lector analítico) lo que sucedía en esas habitaciones de la planta de arriba… cuando caía la noche y el café apagaba sus luces.
Saludos.-

@salakov hace 9 años

Pues como curiosidad te diré que yo llegué a esta excelente novela corta a través de que es una de las que el Detective Carvalho de Vázquez Montalbán quema en "Los Mares del Sur":

» -Incluso te he traído un libro para que lo quemes. No sé si te gustará.
-Cualquiera es bueno.
-Es el libro preferido de mi madre.
-Arderá.
-Se llama La balada del café triste.
-Arderán la balada, el café y la tristeza, y hasta el jorobado que lleva dentro.
-¿Lo has leído?
- Antes de que tú nacieras. Empieza a romperlo.
Cuando Carvalho volvió con una brazada de leña, Yes estaba ante la chimenea y leía el libro.
-Es muy bonito. Me da pena quemarlo.
-Cuando tengas mi edad me agradecerás el haber leído un libro menos y sobre todo ése. Está escrito por una pobre desgraciada que no consiguió sobrevivir ni gracias a la literatura.
-¡Indúltalo!
-No. A la hoguera. »

La otra que quemaba en esa novela, si no recuerdo mal, fue la también más que recomendable obra póstuma de Forster: "Maurice".

@Faulkneriano hace 9 años

La mejor disertación que ha dado el amor en la literatura (y mira que hay muchas) está, afortunadamente, todavía por escribir.

Futilidades aparte, La balada... es una excelente novela corta.

@_567_ hace 9 años

¡Que no encontraba yo esta conversación sobre libros quemados! Aprovechando que veo que el amigo Faulkneriano anda tras los pasos de Sorokin, comentar que en “El día del oprichnik”, de lectura reciente, cierto personaje se atreve a QUEMAR montañas de libros, pero sólo clásicos de la literatura rusa: Dostoivsky, Gorki, Tolstoi, Chejov, Gógol…. Nada más y nada menos, ahí queda eso!!!

* Dale una oportunidad al Oprichnik, Salakov, creo que te va a gustar…

@salakov hace 9 años

No se hable más. Me lo apunto...

@lucero hace 8 años

Hermosa novela "La balada...." El primo Lymon me recuerda a un personaje de misma escritora en Reloj sin manecillas. No por contrahecho sino por perverso, suavemente perverso. Luctoso por lo tierno, capaz de abandonos fatales, como el que somete a Miss Amelia, fuerte y débil, vulnerable ante un daño que no se arregla con fuerza física.
El jorobado mató a la sociedad de ese pueblo polvoriento y sepultó el café, sitio de dignidad gregaria en aquel bruto sitio.
En la otra novela, Carson McCullers tambíen se mete con las relaciones de dependencia física y moral, de contornos difusos y que como tal, una parte se debilita y la otra acomete con salacidad.
La ley del más fuerte siempre es tema en la literatura norteamericana.

@salakov hace 8 años

Hermosa, sin duda.