EL PESCADOR DE DEMONIOS por Shorby

Portada de EL PESCADOR DE DEMONIOS

De mano de este señor, nos llega una imagen muy peculiar del paraíso bíblico, que no tiene nada que ver con la que nos enseñan desde peques.

La verdad es que es un poco difícil de resumir sin contar demasiado sobre la historia, pero podemos decir que empieza en el Génesis y acaba poco después del Apocalipsis. La situación en el Cielo es insostenible, Adán es un ser insoportable, San Pedro y San Jorge son proscritos y Satán está enamorado de Eva… además considera un engaño el que no mandasen a la mujer al Infierno tras morder la manzana.
Y esto sólo para empezar.

En general, se trata la concepción clásica, pero con un humor ácido que no deja títere con cabeza, donde se nos resuelven ciertas dudas sobre lo que podría haber ocurrido en realidad.
Se habla de ángeles que no son tan buenos, santos que están de psiquiatra o demonios con una parte tierna; y se dan en escenarios tales como el Edén, el Limbo o el Infierno.

Tras acabar hasta el moño de un Adán que no hace más que quejarse absolutamente de todo y de escapársele de las manos el asunto del Hijo, Dios se retira unos siglos a descansar a la Nube de lo Nebuloso, dejando el Cielo ligeramente destartalado en manos de los arcángeles, los cuales no son tan nobles como aparentan. Y de repente nos plantamos en 1999, con el Apocalipsis a la vuelta de la esquina y el Limbo regado de corrupción entre Santos y demás criaturas.
San Pedro, entre incomprensibles trapicheos políticos, decide visitar el Infierno de incógnito, acompañado por San Jorge, y lograr que Satán cancele el Apocalipsis.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, la novela es coherente por completo, Redwood avanza atando cabos poco a poco en una historia que no parece tener pies ni cabeza y dejando al lector más que satisfecho.

Una novela original, con diversidad en registros, atrevida y descabellada, que nos deja muy buen sabor de boca tras arrancarnos la sonrisa en más de una ocasión.
Eso sí, es obligatorio tener sentido del humor a la hora de leerla y la mente un tanto abierta, si no es así, buscad otro libro.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios