EL NOMBRE DEL VIENTO por Shorby

Portada de EL NOMBRE DEL VIENTO

Tras leer ésta ópera prima –hoy, uno de mis libros favoritos-, de un autor hasta ahora desconocido, merecedora del Quill al mejor libro de literatura fantástica, ya casi no me quedan uñas que morder tras terminar el libro y machacarme pensando que aún tienen que publicar las dos partes que completan esta trilogía. Pero es lo que hay.

Aún siendo comparado con los más grandes y contando –más o menos- lo de siempre, con las mismas bases, tiene un estilo completamente personal y diferente; su mundo, aunque fantástico, es totalmente cercano y coherente.
Este hombre ha creado al que ya es uno de mis personajes favoritos de la literatura: Kvothe, poseedor de un carisma bestial. Él mismo relata todo en tres días, y esta es sólo la primera parte o, como él dice, “los cimientos sobre los que construir la historia”.

Se le llama el Sin Sangre o el Asesino de Reyes, pero comenzó trabajando con su familia en una compañía de artistas, actuando de pueblo en pueblo, hasta que un día tropieza con Abenthy y le descubre la magia. Una magia sin rayos ni espectáculos a la que estamos acostumbrados en otras novelas, tan realista que hasta llegas a creer que si estudias como él, podrás encender una llama de la nada.
Aunque todos le dan por muerto, en realidad vive en una humilde posada que él mismo regenta y se hace llamar por otro nombre. Una noche aparece Cronista, un viajero que tras reconocerle, suplica saber todo sobre su vida y escribirla. Le cuesta convencerle, pero Kvothe acaba accediendo; sin embargo, la historia será larga, contada con pelos y señales, y la relatará en tres días. Este libro detalla el primero.

La historia, en la que cada personaje secundario transmite toda su personalidad de manera magistral, trata una aventura principal, en la cual hay varios interludios donde se habla del posadero.
El drama del protagonista siendo un crío, desencadena en una serie de momentos de acción, misterios que dejan cabos sueltos, geniales diálogos e interesantes descripciones, donde nos metemos en la piel de Kvothe, viéndole fracasar, ser herido y vencido. Todo ello contado en tercera persona, por un narrador que nos muestra la vida del posadero; y en primera persona, explicado por nuestro héroe de leyenda. Esto hace que el libro sea increíblemente dinámico desde el principio, juntándose a la vez fantasía, amor, tristeza, humor y aventuras, dejando en más de una ocasión el final del capítulo en el punto culminante, lo que no deja al lector tiempo para tomar aire o dejar de leer (a no ser que se tenga una voluntad férrea).

Sencillamente impactante, un libro que releeré seguro, si las dos partes que quedan son igual de buenas que esta primera, será sin duda una de las mejores trilogías de literatura fantástica y Rothfuss uno de los grandes autores.

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 2 votos · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios