NOCHES DE BAILE EN EL INFIERNO por Shorby

Portada de NOCHES DE BAILE EN EL INFIERNO

Tras el boom de Crepúsculo, Alfaguara nos trae un recopilatorio de cinco historias de amor paranormal ambientadas en la noche del baile de fin de curso, cuyos protagonistas obviamente son siempre adolescentes.
El libro tuvo más bombo en su día porque una de las autoras es precisamente la responsable de dicha saga… y casualmente su historia es la más peñazo de todas.
Pero vamos a ir por partes.

Cinco autoras, en su mayoría de género juvenil y chick-lit, son las elegidas para esta primera novela de relatos; después seguirán otras similares, pero con otras ambientaciones, que de momento no me he animado a leer.

La primera historia es “La hija de la exterminadora”, de Meg Cabot, autora que me gusta bastante, generalmente de prosa fresca y ágil.
Tenemos una historia bastante normalita, sin nada a destacar, de temática vampírica. En este caso sus protagonistas son realmente los exterminadores de estas criaturas, pero se centra sobretodo en dos personajes: Mary y Adam, dejando un final más bien abierto, aunque pongo en duda que le de más coba.

El segundo cuento, “El ramillete”, de Lauren Myracle, está basado en la historia de “La pata del mono” de William W. Jacobs, donde un maleficio es el principal hilo de la narración; es casi el que más me ha gustado de los cinco –la historia original ya de por sí me agrada-. Con puntos de tensión y misterio bien conseguidos, muy dinámico e interesante.

El tercer relato, “Madison Avery y los carontes”, de Kim Harrison, lo cuenta su protagonista, Madison Avery, la chica nueva de la clase. Despechada, le da celos a su pareja de baile con otro chico un tanto extraño, el cual la acompaña en un coche tras abandonar el baile, cuando sufren un accidente y Madison fallece. Harrison nos explica lo que ocurre en la morgue, cuando ella se descubre muerta, junto a los carontes. Es un relato interesante, pero que no me terminó de cuajar demasiado (la verdad es que el libro en sí no me ha parecido gran cosa, todo sea dicho).

La cuarta historia, “Verdades”, por Michele Jaffe, es la más larga de todas. Habla de Miranda, una conductora de limusinas que tiene poderes. Este relato no me pareció nada del otro mundo, los personajes no me gustaron nada e incluso he de decir que me aburrió y no me dio mucha gana de seguir leyendo (pero soy incapaz de dejar un libro sin terminar… manías).

Y el quinto relato, “El infierno en la tierra”, donde Stephenie Meyer deja a los vampiros de lado para darles la mano a los demonios que van a un baile de fin de curso, que parece estar gafado. Un relato predecible y pesadísimo que me costó una barbaridad leer. Supongo que gracias a esta autora, muchos fans han ido a comprar el libro corriendo (no sé si todos se habrán llevado el chasco que me llevé yo cuando lo leí en su día).

En definitiva… que me quedo con una historia de cuatro, con lo cual, no compensa.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 3 ·

Comentarios